Trillo despidió su Feria Chica al ritmo de Waterloo. El conocido tema de los ABBA puso el broche final al tributo que se rindió al grupo sueco como colofón de los días festivos. Aunque llegados de Elche, en Alicante, y no de Suecia, el grupo de músicos que encarnó a los míticos componentes de ABBA sonó de forma inmejorable y consiguió arrancar largos aplausos del público trillano congregado en la plaza Mayor. Así, con una enorme ovación, terminaron tres días de fiesta, música, actividades para todos los públicos y diversión, cuyo balance es más que positivo para la Concejalía de Festejos del Ayuntamiento de Trillo.

El ambiente empezó a caldearse ya en la tarde noche del viernes, cuando la charanga Artistas del Gremio, como cada año, congregaba a decenas de peñistas en la fuentecilla, ansiosos de disfrutar de su música y sus originales y ocurrentes coreografías. El vermú musical fue el preludio de una cena de peñas multitudinaria, que llenó el frontón con algo más de 800 comensales. Una impresionante tirada de fuegos artificiales y un doblete musical a cargo de Maremagnum y Cover Band dieron por terminada la primera jornada de fiesta.

Día intenso y taurino
El sábado fue un día muy intenso que comenzaba en la Tajonada, donde se desarrolló un encierro matutino con toros de Andrea Ochaíta para disfrute de los aficionados taurinos, que ya comenzaban a llegar por decenas a la localidad. Los más pequeños también tuvieron oportunidad de acercarse a los astados, en su caso, en el encierro infantil que se celebró justo a continuación del de los mayores. Un largo vermú por los bares trillanos amenizado por Artistas del Gremio y La Melopea no permitió que el ánimo decayera en los aledaños del río Tajo, donde se esperaban con ganas las Vacas por el Tajo. Las altas temperaturas, además, propiciaron que muchos aficionados aprovecharan el calor para darse un baño y hacer la espera más llevadera.

Poco después de las 18.00 horas comenzaba el festejo más esperado de esta Feria Chica, sobre todo porque ya hacía dos años que las Vacas por el Tajo no probaban las frías aguas trillanas. Uno a uno, los siete astados adquiridos por el Ayuntamiento de Trillo y la Peña Taurina fueron saltando al ruedo fluvial, diseminándose por el amplio coso y cruzando el torrente en algunos casos –este 2019 mucho más escaso que justo un año antes, pero perfecto para disfrutar del festejo-.

El evento taurino se desarrolló con pocos incidentes y con un balance definitivo de tan sólo tres heridos, ninguno de ellos por herida de asta. La menor afluencia de público en esta edición de las Vacas por el Tajo –se estimaron en unos 5.000 los asistentes, muy por debajo de los 10.000 alcanzados en citas previas- quizá tuvo como contrapartida positiva una cantidad menor de accidentados. Junto a ello, el importante dispositivo de seguridad desplegado durante la jornada, con más de 50 efectivos entre miembros de Protección Civil, Guardia Civil y Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS), también propició que el evento se desarrollara con tranquilidad.

Ya desde antes de que se consiguiera devolver a las siete vacas a los toriles, comenzaban a sonar los primeros acordes flamencos junto a las cascadas. El concierto de los guadalajareños Flamencopatía al lado del chorrerón fue un año más todo un éxito que congregó a cientos de personas en la enorme terraza junto al río Cifuentes.

El día terminó con otros dos dobletes musicales, en este caso de Wonder y La Tribu, que llenaron la noche de canciones hasta el amanecer.

Fiesta infantil y misa y procesión del Corpus
Si el sábado fue intenso, no lo fue menos el domingo, sobre todo para los niños, que disfrutaron de las actividades infantiles, la fiesta de la espuma, el encierro de carretones, el pintacaras, los hinchables y otros juegos que se desarrollaron en el frontón por la mañana. El súper tobogán gigante XXL, además, hizo las delicias de los más aventureros e intrépidos, pues su enorme pendiente de más de 20 metros dejó muchos descensos impresionantes.
También los más mayores, los abuelos de la residencia Fuente Alegre, tuvieron su ratito de diversión gracias a la animada visita de los Artistas del Gremio, que les sacaron a bailar e incluso permitieron que algunos residentes hicieran de músicos por un día.

El domingo, Trillo celebraba, además, la festividad del Corpus Christi, una fecha religiosa importante y uno de los motivos por los cuales se recuperó esta fiesta, que ahora en Trillo se conoce como Feria Chica. La santa misa y posterior procesión fue seguida por cientos de fieles y por la Corporación municipal al completo, que fue portadora del Palio que resguardaba al sacerdote.

Una comida popular y el Tributo a ABBA pusieron fin a una “muy buena Feria Chica”, a juicio de la concejala de Festejos, Marta Pérez. Después de cuatro años organizándolas, la responsable del área cree haber dado con el programa que consigue encandilar a todos los públicos por igual. No obstante, más allá de la organización y preparación de las actividades, la concejala es consciente de la importancia de la ayuda y el apoyo de tantas personas en su ejecución y desarrollo. “Sin los trabajadores municipales, sin la Comisión de Festejos, sin las fuerzas de seguridad, sin la ayuda y contribución de tantas personas no sería posible celebrar unas fiestas así. A todos ellos, uno a uno, les agradezco y les reconozco por su trabajo y esfuerzo”, termina la edil.