García-Page, durante su visita del 7 de mato de 2021 a la provincia de Guadalajara.
García-Page, en una imagen de archivo.

Este miércoles es día de Debate sobre el Estado de la Región en las Cortes de Castilla-La Mancha. El presidente regional, Emiliano García-Page, ha arrancado el segundo de los debates de la legislatura fijando como «primer objetivo» dejar claro que, pese a la situación sanitaria que sufre la Comunidad Autónoma desde marzo de 2020, le será posible a su Gobierno cumplir «todos y cada uno de los compromisos» contenidos en el programa electoral con el que concurrió a las elecciones de 2019.

«Vamos a cumplir. Mucha gente se puede esconder en argumentos para no cumplir o para no intentarlo», ha dicho, y aunque ha reconocido que la pandemia puede alterar el cumplimiento de algunas promesas, ha enfatizado desde la tribuna de oradores que su Ejecutivo va a completar la palabra dada al inicio de este mandato.

Nada más subir al estrado a las 11.09 horas de este miércoles, en una cita que se prolongará durante dos días en el Parlamento castellanomanchego, García-Page ha pedido que los objetivos «no se oscurezcan» pese a una crisis que «se está superando».

Una crisis que «tiene que dar la posibilidad de reencontrar» a su Gobierno con sus «objetivos estructurales», y todo con «la alegría, el entusiasmo, la satisfacción que produce ver cómo España ha afrontado» la situación sanitaria.

A lo largo de un discurso que se prevé dure cerca de tres horas, García-Page va a avanzar medidas que «serán de interés para los diputados» y para las autoridades presentes en el salón de plenos, a quien el líder del Ejecutivo ha saludado antes de comenzar su alocución.

«Mi objetivo no es que Castilla-La Mancha esté como antes del COVID. Han pasado cosas, hay mucho dolor, mucho sufrimiento, y es evidente que mucha huella nos va a acompañar, pero también hay muchas lecciones que aprender», ha afirmado García-Page.