20.8 C
Guadalajara
19 junio 2024
InicioProvinciaLa Procesión de la Cera, en todo su esplendor

La Procesión de la Cera, en todo su esplendor

-

La Procesión de la Cera, como marca la tradición de Brihuega, se celebraba en la tarde del 14 de agosto. Se remonta a la Edad Media en un festejo que une la tradición religiosa y lo puramente popular.

Durante la procesión, las autoridades locales comparten camino con la banda de música y la Cofradía de la Virgen de la Peña y junto a ellos procesionan también los gigantes y cabezudos, que con sus varas de mimbre hacen correr a los niños y niñas de la localidad.

Espliego y cera

Cada miembro de la cofradía lleva en su mano un ramo de espliego y una vela apagada, junto con el cetro del cargo que ostentan dentro de la directiva de la cofradía.

El origen de esta peculiar procesión se remonta a la Edad Media, según marca la tradición, al periodo posterior a la aparición de la Virgen a la infanta Elima, hija del rey Al-Mamún, cuando se determinó llevar en procesión la imagen hasta la ermita de Santa Ana, ubicada a unos cuatro kilómetros de Brihuega.

Los fieles compraron a un comerciante judío unos hachones de cera y acordaron, en el trato de la compraventa, pagar únicamente la cera consumida durante la procesión, por lo que pesaron los hachones antes de partir con el compromiso de hacer lo propio a la vuelta, para determinar la cantidad a pagar.

Después de unas horas de procesión, y pese a que los hachones habían estado encendidos durante las horas que duró el desfile procesional, la tradición dice que los hachones no habían consumido ni un gramo de cera.

Esta celebración, que se conmemora cada 14 de agosto en Brihuega, es desde ahora Fiesta de Interés Turístico Regional en Castilla-La Mancha. Este martes, Brihuega espera a miles de personas para sus encierros desde la plaza de toros hasta el campo, una tradición más de cinco veces centenaria.


Más información:

Fiesta en Brihuega: la «Recogida de la Cera» ya es de Interés Regional