Terraza en la Calle Mayor de Guadalajara antes del coronavirus. (Foto: La Crónic@)
Terraza en la Calle Mayor de Guadalajara antes del coronavirus. (Foto: La Crónic@)

En los mismos días en que Guadalajara acumulaba cinco muertes por coronavirus, las estadísticas sostienen que la situación en la provincia frente al COVID-19 estaba mejorando. Son las paradojas de un seguimiento de la pandemia que ha hecho de los epidemiólogos parte de nuestra vida cotidiana y causa de muchas de nuestras mayores sorpresas.

Según la ultima entrega de datos del Instituto de Salud “Carlos III”, actualizada a media tarde del jueves, Guadalajara está mejor ahora que Toledo, mientras Madrid sigue con sus problemas de alta incidencia del coronavirus.

Si la semana del 10 al 16 de agosto Guadalajara arrojaba unos preocupantes 91 infectados por 100.000 habitantes, para la del 17 al 23 de agosto ese índice se ha reducido hasta los 66,34 por cada 100.000. Eso supone que en una sola semana se habría reducido en un 27 por ciento la incidencia del COVID-19 en la provincia de Guadalajara.

Madrid empeora; Toledo, también

Esta situación es justo la contraria que en Madrid, que es lo que más preocupa también cuando se ve desde el lado alcarreño. En la comunidad vecina llegaban al 23 de agosto con 202 infectados por cada 100.000 habitantes, un incremento del 29 por ciento sobre la semana precedente. La situación es muchísimo más preocupante incluso en varias localidades del sur, aunque como en los barrios más meridionales de la capital.

Con los datos del “Carlos III” en la mano hay que creer, además, que la situación en la provincia de Toledo es peor también que en la de Guadalajara. Los toledanos ya andan por 94 infectados por 100.000 habitantes, tras un aumento del 13 por ciento sobre la estadística anterior.

Más información: