Entre los vecinos de Guadalajara hay muchos que llevan a gala vivir en una de las capitales de España con más metros cuadrados de zonas verdes por habitante. Ese privilegio tiene como contrapartida la necesidad de vigilar en lo posible el estado de los miles de árboles que se extienden por calles y parques. Los sustos no faltan.

Este miércoles, el parque de la Constitución amanecía con un espectáculo poco habitual y potencialmente peligroso: una gran rama de un pino se había desgajado del tronco durante la madrugada, yendo a caer junto al carril bici que discurre por allí. La hora en que se ha producido el incidente ha evitado desgracias personales en un lugar bastante transitado. Los lectores de LA CRÓNICA pueden hacerse idea de lo ocurrido viendo nuestra galería gráfica; también pueden recordar otros casos recientes, en los enlaces adjuntos.

Susto para n anciano en el parque de la Concordia
Son casos aislados, pero no tan infrecuentes como sería de desear. La víspera, un anciano de 92 años sufría rasguños en el codo derecho y en el pie izquierdo al rozarle la rama de una acacia, que se dobló totalmente y se desprendió de uno de los árboles del Parque de la Concordia. El anciano, que vive en una residencia cercana, se encuentra bien, aunque fue trasladado al Hospital Universitario de Guadalajara con el fin de realizarle una revisión que verificase que no sufría daños mayores.

"No me ha pillado por casualidad", señalaba preocupado, temeroso de que si vuelve a pasear por este lugar le pueda ocurrir de nuevo algo parecido, más aún al recordar que hace unos días otra rama se desprendía de otro árbol cerca del parque.

Aunque en el momento del desprendimiendo había rachas de viento, la concejala de Seguridad en funciones, Encarnación Jiménez, no ha confirmado que esa sea la posible causa del incidente.

Jiménez ha señalado que tendrán que ser los técnicos municipales quienes ahora valoren las razones que han podido motivar este y otros desprendimientos y si es necesario acometer otras actuaciones.