Desde este viernes, 1 de febrero, con un nivel de alerta amarilla por viento según la AEMET, se considera por el Ayuntamiento de Guadalajara excesivo el riesgo de pasear por muchos puntos de la ciudad, por el desprendimiento de cornisas, caída de ramas, etc. Por esa razón, el Consistorio recomienda todavía a los vecinos que eviten transitar por los parques de la ciudad.

Como medida preventiva, se ha procedido desde el día 1 al cierre de las siguientes zonas verdes: Concordia, Fuente de la Niña, parque del Depósito de las Aguas, parque del Palacio del Infantado, zoo municipal, San Roque, parques de la ribera del río Henares, Amistad y San Francisco.

La apertura de los mismos se realizará "cuando las condiciones meteorológicas lo permitan".