En las últimas semanas se han ido dando por terminados los trabajos de pintura, fontanería, alicatado, carpintería o sustitución de techos llevados a cabo en las habitaciones y pasillos de las plantas 5A, 8A y 8B del Hospital de Guadalajara.

Asimismo, aprovechando estas obras, se ha procedido a sustituir las viejas luminarias por led, que han supuesto una mejora en la iluminación y una mayor eficiencia energética. Igualmente, se ha avanzado en la instalación de válvulas reguladoras en las distintas habitaciones,para ir resolviendo el siempre presente problema de calor que sufren enfermos y familiares en los veranos de la capital alcarreña.

Estos dispositivos se están instalando de manera progresiva para la mejora y optimización de la climatización. Según los responsables del Hospital "estas válvulas permiten regular el flujo de aire en las plantas inferiores y contribuyen a homogeneizar la temperatura, ya que favorecen que el aire frío no se pierda y llegue de ese modo hasta las plantas superiores del hospital".

Asimismo, se han sustituido las pletinas metálicas para la protección de marcos y hojas de puertas para protegerlas de los golpes que se producen cuando se trasladan camas, y también se han instalado protectores de pared para evitar el deterioro que provoca el roce de las camas.

Cada verano, aprovechando la menor ocupación, se llevan a cabo estas obras.