Ayuntamiento de Socuéllamos, en la Plaza de la Constitución de esta localidad manchega.
Ayuntamiento de Socuéllamos, en la Plaza de la Constitución de esta localidad manchega.

Son ya 10 los casos confirmados en el brote por COVID-19 de la localidad ciudadrealeña de Socuéllamos. Además, 50 personas más se encuentran en seguimiento en estos momentos, todos ellos por haber sido contactos de los casos que han dado positivo.

“Se está realizando un seguimiento minucioso del aislamiento de todos los casos y contactos, en colaboración con las enfermeras de Vigilancia Epidemiológica y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”, ha informado el Ejecutivo regional en nota de prensa.

Se han duplicado los casos confirmados

El brote se inició con cuatro casos, pero este viernes se confirmaron dos casos más y este sábado se elevan a 10 los contactos confirmados.

El brote, que inicialmente se enmarcó en ámbito laboral, se considera actualmente de ámbito social. Dos de las personas afectadas están vinculadas a trabajos en el Ayuntamiento, otras siete son amistades y familiares de los infectados y el último caso es una trabajadora por cuenta ajena.

Todos los afectados permanecen aislados y tres de ellos son asintomáticos. Ninguno ha requerido hospitalización, según la Dirección General de Salud Pública.

Cierre de varios locales y varios bulos

El Ayuntamiento de Socuéllamos ha procedido al cierre preventivo de tres locales de ocio de la localidad. La alcaldesa, Elena García, ha instado nuevamente a la población a cumplir estrictamente las normas del Ministerio de Sanidad, como son el correcto uso de la mascarilla, la distancia interpersonal de un metro y medio en interiores y exteriores y una constante limpieza de manos.

“Tenemos que seguir pidiendo responsabilidad y el cumplimiento exhaustivo de las medidas de higiénicas y de seguridad, sólo así podremos parar el virus”, ha insistido García. Por otro lado, y “ante las informaciones falsas y las imágenes manipuladas de comunicados oficiales” el Consistorio socuellamino ya lo ha puesto en conocimiento de la Guardia Civil y ha recordado que “la creación de bulos, la violación del derecho a la protección de datos y las afirmaciones falsas pueden ser constitutivas de delito”.