28.4 C
Guadalajara
30 mayo 2024
InicioCulturaMaratón de poesía en Cabanillas: mira las fotos

Maratón de poesía en Cabanillas: mira las fotos

El acto culminó con una «perfomance» grupal preparada por Ge, en la que involucró a todo el patio de butacas para recitar a modo de coral polifónica el poema «Sentencia», de Saúl Yurkievich: «No lee lo que debe, piensa lo que no debe, no dice lo que debe, escribe lo que no debe; no debe leer, no debe pensar, no debe decir, no debe escribir; debe leer lo debido, debe pensar lo debido, debe decir lo debido, debe escribir lo debido…»

-

Alrededor de 200 estudiantes de 1º a 3º de ESO del Instituto Ana María Matute participaron este martes 21 de marzo en la celebración del Día Mundial de la Poesía en Cabanillas del Campo. Los adolescentes acudieron a un maratón poético organizado por la Biblioteca Municipal León Gil, en la Casa de la Cultura, que se extendió por espacio de casi dos horas, y en el que se alternó la lectura de textos elaborados por los propios alumnos y alumnas, con la presencia en el escenario de un extraordinario narrador poético profesional, como es el valenciano Jesús Ge.



Por el renovado escenario de la Casa de la Cultura fueron pasando diferentes grupos de estudiantes del «Matute». Algunos leyeron poemas de modo individual, otros lo hicieron en parejas o tríos, y en otros casos se hicieron «perfomances» grupales, a modo de coral poética.

Los temas elegidos por la chavalería fueron muy variados. El amor, la familia, poesías fantasiosas, otras sobre películas de cine o personajes infantiles… y también muchas sobre el mundo del fútbol, que fueron muy constantes.

Entre medias de las actuaciones de los chicos y chicas iba haciendo apariciones el poeta escénico Jesús Ge, quien demostró una estupenda habilidad para declamar sus creaciones. Son poemas, propios o de otros autores, en los que suele entremezclar la pura poesía con el trabalenguas, los juegos de palabras o las retahílas más o menos inteligibles. En ellos se esconden no sólo juegos formales muy divertidos, sino también sutiles mensajes que abordan cuestiones como la Igualdad, que critican los vacuos discursos políticos, o que lanzan proclamas a favor de la tolerancia o el amor, en lo que suponen verdaderos desafíos lingüísticos, que tienen muchas reminiscencias de la poesía de vanguardia de comienzos del siglo XX.

El acto culminó con una «perfomance» grupal preparada por Ge, en la que involucró a todo el patio de butacas para recitar a modo de coral polifónica el poema «Sentencia», de Saúl Yurkievich: «No lee lo que debe, piensa lo que no debe, no dice lo que debe, escribe lo que no debe; no debe leer, no debe pensar, no debe decir, no debe escribir; debe leer lo debido, debe pensar lo debido, debe decir lo debido, debe escribir lo debido…»