27.6 C
Guadalajara
16 julio 2024
InicioOpiniónMARÍA PATRICIO / Sí... pero no así

MARÍA PATRICIO / Sí… pero no así

Ya está bien de políticas de feminismo de boquilla, de pretendidas leyes de libertad sexual que acarrean la libertad… para los violadores, en una muestra más de la particular manía que tiene el Partido Socialista de alinearse con los “verdugos”.

-

A bombo y platillo… Así se anunció la Ley Orgánica 1/2022, de garantía integral de libertad sexual, más conocida como Ley del ‘Solo Sí es Sí’. Era marzo del 2020, cuan-do el Consejo de Ministros aprobó el primer borrador del anteproyecto de ley. Ya entonces aparecieron voces acreditadas advirtiendo de las consecuencias nefastas de una ley que supuestamente venía a proteger a las mujeres contra la violencia sexual, pero se ignoraron las advertencias sobre las consecuencias del error jurídico.

La ley salió adelante, y el 7 de octubre de 2022 entró en vigor. Sus promotores saca-ron pecho ante lo que consideraban un hito en materia de protección a las mujeres. En boca del presidente Sánchez, el mundo entero se disponía a reconocer e imitar el gran avance que suponía esta ley. Al mismo tiempo, en el Ministerio de Igualdad, celebraban ser las impulsoras de una ley revolucionaria contra la violencia machista.

¿Resultado? El fiasco del cuento de la lechera. Un mes después de su entrada en vigor, comenzaron a conocerse las rebajas de penas a los condenados por delitos sexuales. Sería el principio de una sucesión continua de revisión de condenas. Rebajas y más rebajas de penas. En algunos casos, puesta en libertad de los condenados… En unos meses las cifras empezaron a generar alarma social. En el Gobierno nadie se responsabilizaba. Para Irene Montero lo que se considera un fallo legislativo, es una interpretación machista de los jueces. “La ley no pone lo que los jueces dicen que pone”, decía la Ministra. Mientras, seguía adelante la aplicación de una ley que ha des-protegido a las mujeres y beneficiado a los agresores sexuales.

¿Qué hay detrás del desastre provocado?

La soberbia de una ministra y legisladora que carece de la aptitud necesaria para elaborar leyes… y que aún así se atreve. La altanería de un presidente que vive amarra-do al sillón del poder y para el que todo vale con tal de seguir en su cómodo aposento en el Palacio de La Moncloa. La irresponsabilidad de los barones socialistas que, conociendo los efectos perversos de la ley, se pusieron de perfil y le dieron el visto bueno.

Desde el Partido Popular instamos, una y otra vez, al Gobierno para que pusiese fin al desvarío. Con la mano tendida para apoyar la reforma de la ley. Las mujeres, las víc-timas de violencia machista, no podían esperar más. El 26 de abril de 2023 el Senado aprueba definitivamente la reforma de la ley, con el apoyo indispensable del Partido Popular.

En nuestra región, el socialismo castellanomanchego con Page a la cabeza, pone en marcha su política de molinos de viento. Primero apoyan la ley, y cuando soplan los vientos airados de las consecuencias para las víctimas, cambia el giro de las aspas del molino a su favor.

Hipocresía de quien a sabiendas de lo que se avecinaba permite que se lleve a efecto, hipocresía de quienes se ponen de perfil ante hechos tan graves como el ocurrido en el Hospital de Guadalajara, tras una agresión sexual a una paciente. Aquellos que debían proteger a la víctima, en vez de sumarse a la acusación ejercida por la Fiscalía, se alinearon con el agresor pidiendo su absolución, en el vano intento de silenciar los hechos. Los guadalajareños seguimos esperando explicaciones del entonces alcalde de la ciudad, Alberto Rojo, que, tras su cese como gerente del Hospital, contrató al señor Zapata en el Patronato de Deportes, antes de ser diputado en el Congreso. El hoy cabeza de lista del PSOE a las Elecciones del 23 de julio lo único que nos ofreció fue un bochornoso y cómplice silencio.

Ya está bien de políticas de feminismo de boquilla, de pretendidas leyes de libertad sexual que acarrean la libertad… para los violadores, en una muestra más de la particular manía que tiene el Partido Socialista de alinearse con los “verdugos”.

Desde el Partido Popular, mujeres y hombres, seguiremos trabajando para decir SÍ a la protección de la mujer frente a las actitudes machistas, SÍ a la protección real de las víctimas frente a sus agresores. Como hemos hecho hasta ahora, como seguiremos haciéndolo. Con coherencia y con responsabilidad, con hechos, y no con meras soflamas. Así… SÍ.


María Patricio Zafra
es candidata número 2 del Partido Popular al Senado por Guadalajara