Ha sido una de las anécdotas más evidentes de la sesión de pleno del Ayuntamiento de Guadalajara en este 22 de octubre. Ya antes de dar comienzo a la sesión, la efigie del concejal de Unidas Podemos dominaba el panorama del salón, más incluso que el Felipe VI que lo preside. Y eso que no se encontraba físicamente allí.

Era la consecuencia de un reciente petición de Morales para poder asistir a distancia a estas convocatorias mientras dure su baja por paternidad.

Del mismo modo ocurrirá pronto con otro miembro de la Corporación, la concejal socialista Lucía de Luz, ya en sus últimos meses de gestación y que también ha pedido acogerse a las fórmulas que el Ayuntamiento pone a su alcance para conciliar actividad política y su inminente maternidad.