La Guardia Civil, lista para entrar en la nave de Sigüenza.
La Guardia Civil, lista para entrar en la nave de Sigüenza.

Este miércoles se ha conocido el resultado de una operación desarrollada en Sigüenza el pasado jueves. Ha venido a coincidir con el Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas, que se conmemora el 23 de septiembre. Sea como fuere, lo cierto es que el instituto armado ha conseguido la detención de 12 sujetos, encuadrados todos ellos en una banda, encabezada por un vietnamita y dedicada a la trata de personas y al cultivo de marihuana.

Lo esencial de la operación, que ha tenido a Sigüenza como detonante pero con importantes ramificaciones también en Torrejón del Rey y Azuqueca de Henares, es que se ha liberado a 6 personas de nacionalidad vietnamita, víctimas de trata de seres humanos por parte de sus compatriotas. Los agentes también se han incautado de 7.500 plantas de marihuana en tres naves industriales dedicadas a su cultivo, más dinero en efectivo y los preceptivos efectos casi de alta tecnología empleados para asegurarse el rápido crecimiento de las plantas de marihuana.

los detenidos fueron trasladados a la Comandancia de la Guardia Civil en Guadalajara.
Los detenidos fueron trasladados a la Comandancia de la Guardia Civil en Guadalajara.

El jefe de la banda, en Las Castillas

La denominada como “Operación Yantai” ha movilizado efectivos de la Guardia Civil en las provincias de Toledo, Madrid y Segovia además de en Guadalajara. En total, se ha detenido a 12 vietnamitas, con edades comprendidas entre los 25 y los 48 años de edad. El jefe de esta organización la dirigía desde un chalet de la urbanización “Parque de las Castillas”, en Torrejón del Rey. Allí fue localizado y detenido por la Benemérita, junto a otros tres de sus compinches, según ha podido confirmar LA CRÓNICA.

Si todo empezó al descubrirse la plantación de marihuana dentro de una nave del polígono industrial de Sigüenza, la “logística” de la banda estaba en Azuqueca de Henares. Este diario ha podido saber que en otra nave de un polígono azudense se había hecho acopio de ingentes cantidades de material. El altarcillo que los delincuentes habían montado allí para invocar a sus divinidades y obtener sus favores no resultó lo bastante eficaz, a la vista del resultado de la operación.

Vista parcial de la plantación de marihuana de esta banda vietnamita.
Vista parcial de la plantación de marihuana de esta banda vietnamita.

Vietnamitas explotados por vietnamitas

Gracias a este amplio dispositivo se ha podido liberar a 6 personas que estaban siendo explotadas laboralmente. A los detenidos se les imputa por los supuestos delitos contra la Trata de Seres Humanos, la Salud Pública, defraudación de fluido eléctrico y falsedad documental.

Se han efectuado siete entradas y registros en naves y domicilios ubicados en las localidades de Sigüenza, Santa Cruz de la Zarza, Recas, Camarma de Esteruelas, Torrejón del Rey y Azuqueca de Henares donde, como ya se indicaba, se han intervenido 7.500 plantas de marihuana. Esta cantidad viene a multiplicar por cinco el volumen de los alijos en la provincia cuando se trata de plantaciones indoor. Entre el material que acopiaban se encuentra un amplio repertorio de lo empleado en labores de cultivo de la marihuana, tales como paneles de pladur, abonos, fertilizantes, material eléctrico, sistema de extracción y anti olor, filtros de carbono, etc.

Vista parcial de la plantación de marihuana de esta banda vietnamita.
Kilos y más kilos de cogollos de marihuana, casi listos para ser comercializados por esta banda de delincuentes procedentes de Vietnam.

Movimientos “extraños” en Sigüenza

La investigación se inició cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de que unos ciudadanos de origen asiático habían alquilado, en extrañas circunstancias, una nave industrial del polígono “Los Llanillos”, que se encuentra a escasos kilómetros de Sigüenza.

Los agentes comprobaron que dicha nave estaba siendo utilizada para cultivar y procesar plantas de marihuana. Para ello, la organización utilizaba a compatriotas que eran desprovistos de su documentación, al objeto de impedir su libre circulación y obligarlos a trabajar sin descanso. Cabe destacar, que en los registros se encontraron dormitorios habilitados en los lugares de trabajo, que carecían de adecuadas condiciones de vida e higiene. Realmente, las condiciones de supervivencia de estos auténticos esclavos eran penosas, según fuentes de la investigación consultadas por LA CRÓNICA. Allí fueron liberadas por la Benemérita dos personas, en muy precarias condiciones físicas.

Una vez procesada la marihuana, los integrantes utilizaban un vehículo para el transporte de la droga hasta distintas naves industriales y domicilios ubicados en Castilla-La Mancha, Castilla León y en la Comunidad de Madrid.

La Guardia Civil cree que esta incipiente mafia vietnamita tenía la pretensión de extender sus negocios a otras zonas de España.