El portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal, ha afirmado este miércoles que la portavoz en la Cámara Baja, Inés Arrimadas, no tenía conocimiento previo de los nombramientos y destituciones realizados por la Gestora del partido en distintos Comités Autonómicos y que, si es elegida como presidenta en las primarias de marzo, logrará unir a "todas las voces" de Ciudadanos.

En declaraciones a los periodistas antes de participar en la Junta de Portavoces del Congreso, Bal ha indicado que él no forma parte de la Gestora y que se ha enterado de las actuaciones de la dirección interina a través de los medios de comunicación.

Así se ha pronunciado el diputado cuando le han preguntado por la decisión de la Gestora de Ciudadanos de destituir a los portavoces de los Comités Autonómicos de Asturias, Nacho Prendes, y de Castilla-La Mancha, Orlena de Miguel.

Tanto Prendes, exvicepresidente del Congreso de los Diputados, como De Miguel, exdiputada por Guadalajara, se han mostrado críticos con decisiones de la anterior Ejecutiva presidida por Albert Rivera –de la que formaban parte– y tampoco han ocultado sus discrepancias durante el mandato de la Gestora. Sus sustitutos son el teniente de alcalde de Oviedo, Nacho Cuesta, y la portavoz en las Cortes de Castilla-La Mancha, Carmen Picazo, respectivamente.

Estos ceses se enmarcan en una serie de cambios realizados por la Gestora en numerosos órganos autonómicos y provinciales del partido, cuando faltan dos meses para el congreso extraordinario de la formación naranja, la V Asamblea General, donde se decidirá el rumbo a seguir en la nueva etapa post Rivera.