El Servicio de Salud de Castilla-La Mancha está trabajando en un modelo de telemedicina, cuyo contenido se ha esbozado en la reunión mantenida entre representantes del Sescam, de la Comisión Europea y la empresa consultora Everis. El objetivo de este proyecto innovador es mejorar la calidad de atención al paciente, sobre todo en zonas rurales para reducir la necesidad de desplazamientos.

"La introducción de la atención no presencial en los sistemas sanitarios es una oportunidad para una atención individualizada centrada en las necesidades de las personas, más proximidad en la atención, una transformación digital en la asistencia, una atención más integrada entre niveles asistenciales, un modelo de atención innovador, y un uso más eficiente y sostenible de los servicios asistenciales", argumentan desde Toledo.

En la reunión entre el Sescam, la Comisión Europea y la consultora Everis se ha acordado evaluar el impacto de la introducción de las consultas no presenciales en lo que respecta a la accesibilidad a servicios sanitarios y profundizar en una respuesta integrada a las necesidades del nuevo perfil de la ciudadanía, que pasa por realizar la provisión de servicio desde múltiples canales (presencial y no presencial).

El proyecto se centra en la Salud Digital, lo que se traduce en el conocimiento y la práctica asociada con cualquier aspecto de adoptar tecnologías digitales para mejorar la salud, y en eHealth, es decir, la combinación de comunicaciones electrónicas y TIC en el sector de la salud para compartir, almacenar y usar datos relacionados con la prevención, diagnóstico, tratamiento y monitorización, tanto presencialmente como no. Para asegurar la calidad y seguridad y añadir valor a la salud, se estudiará el uso de TeleSalud, TeleMedicina y TeleAsistencia.