Entrada al colegio Los Olivos, en Cabanillas del Campo.

El Sindicato de Enfermería SATSE ha reclamado al Gobierno de Castilla-La Mancha que el Plan de Contingencia frente a la Covid-19 en los centros educativos para el curso escolar 2020/21 incluya la obligatoriedad de contar con una enfermera o enfermero. Con esa medida consideran que se evitarían para la salud y seguridad de los niños y del resto de la comunidad educativa.

Desde SATSE destacan que la necesidad que siempre ha existido de que haya una enfermera en cada centro educativo “es ahora mucho mayor para que se pueda evitar la propagación de la Covid-19 una vez se produzca la vuelta a las aulas en Castilla-La Mancha el próximo mes de septiembre”.

Por ello, desde el Sindicato de Enfermería se demanda al Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) que contrate a las enfermeras y enfermeros necesarios para que todos los centros educativos de la comunidad autónoma cuenten con estos profesionales “para que puedan realizar labores de prevención y atención sobre la Covid-19 y otras enfermedades o problemas de salud, así como de formación y fomento de hábitos de vida saludables entre el alumnado y el resto de la comunidad educativa”.

Para SATSE es necesario asignar cada colegio al centro de salud de referencia y que haya una adscripción integral de la enfermera escolar al equipo de Atención Primaria, pero llevando a cabo su actividad exclusivamente en el ámbito educativo e integrada en el equipo docente. Con este fin, urge la contratación de más personal al igual que la Junta de Castilla-La Mancha estudia la contratación de 1.480 efectivos para colegios e institutos y 600 profesores más para facilitar la bajada de ratios, tal y como dio a conocer el presidente regional, Emiliano García-Page.