El pueblo de El Ordial, apenas cuenta un censo de 30 habitantes, una muestra más de la despoblación que amenaza nuestro medio rural. Sin embargo, sus hijos y descendientes tienen a gala regresar al lugar siempre que pueden, tener sus casas y calles perfectamente arregladas y organizar múltiples actividades para dar vida a su pueblo. Su fiesta de San Sebastián, una de las más curiosas y a la vez más desconocidas de la Sierra Norte, disfruta de una curiosa ronda, un antiguo tambor de original toque y su peculiar “lolailo” y se celebrará el fin de semana del 20 de Agosto.

Desde este rincón, víctima de la despoblación, como toda la sierra que le rodea, se va a escuchar la voz de los pueblos abandonados de la Serranía y que un día fueron sus vecinos: Robredarcas, Las Cabezadas, Santotís, Alcorlo, Umbralejo, La Iruela… constituyen hoy sólo un recuerdo de lo que fueron y un aviso para tantas localidades que, por debajo de 50 habitantes, se consideran abandonadas, ven amenazada su supervivencia y en peligro su población y su producción, ambas casi sólo testimoniales pero muy aferradas al terruño.

Será el próximo día 13 de agosto, sábado, a las doce de la mañana, cuando se deje oír el recuerdo del abandono y la voz de estos lugares silenciados. De la mano de la Asociación Serranía de Guadalajara, su propia asociación cultural “Los Jabalines”, con el apoyo del ayuntamiento, ha organizado el acto que se celebrará en su cuidado centro cultural y que tomará prestada su voz del cantautor José Antonio Alonso o los poetas serranos Pedro Vacas Moreno, de Bustares, y Alfonso Domingo “Kazo”, de Arroyo.

El acto será conducido por la periodista, y serrana de adopción, Cristina Toledano, que glosará, además, las obras que ha sacado a la luz la Asociación Serranía de Guadalajara en forma de documental, “Los pueblos del silencio” y de libro, “Serranía de Guadalajara, despoblados, expropiados, abandonados”. Durante el acto se proyectará la referida película y presentará el libro, que será ofrecido a los asistentes.

Más información: