Tráfico puede sancionar también gracias a drones como el de la imagen.
Tráfico puede sancionar también gracias a drones como el de la imagen.

La DGT usará este verano 780 radares fijos (16 más), de los cuales 92 son de tramo y 545 móviles; 39 drones (28 más); 12 helicópteros y 15 furgonetas camufladas. También se dispondrá de 216 cámaras de control del cinturón y del teléfono móvil.

La DGT ha establecido cuatro operaciones especiales: La primera operación salida del verano (del viernes 2 de julio y hasta el domingo 4 de julio); Salida del 1 de agosto (del viernes 30 de julio al domingo 1 de agosto); Operación especial del 15 de agosto (del viernes 13 al lunes 16 de agosto); y Operación retorno (del viernes 27 al domingo 29 de agosto). No obstante, todos los fines de semana se implementarán medidas de vigilancia y regulación del tráfico.

Especial control de velocidad a mediados de julio

Además de esta vigilancia se realizarán tres campañas especiales para intensificar el control de la velocidad (del 12 al 18 de julio) y el alcohol y otras drogas (del 2 al 8 de agosto). «Hay 48.000 condenas judiciales, como las del año 2019, a conductores con altas tasas de alcohol», ha afirmado Marlaska, quien ha añadido: «Una gota de alcohol ya impide coger un vehículo».

La tercera campaña estará enfocada en los desplazamientos en moto, un colectivo cuyas cifras de accidentalidad no dejan de crecer. Esta campaña se realizará el fin de semana del 24 y 25 de julio, complementándose con una que se realizó en mayo y otra en septiembre. «Los motoristas son los únicos que de forma persistente registran cada año un mayor número de víctimas que el anterior», ha recalcado. Este año han perdido la vida 117 motoristas.

«Las salidas de fin de semana o de corta duración serán significativas en los meses de julio y agosto», ha detallado el ministro Grande-Marlaska en la presentación de la campaña, para destacar después que en junio han fallecido en carretera 110 personas, 64 más que en 2020 y 40 más que en el mismo periodo del año 2019. «Son señales de alarma, son señales muy preocupantes que vamos y tenemos que atajar cuanto antes», ha insistido.