14.1 C
Guadalajara
21 mayo 2024
InicioProvinciaTres alcaldes de Guadalajara, inasequibles al desaliento: más de 40 años al...

Tres alcaldes de Guadalajara, inasequibles al desaliento: más de 40 años al frente de su pueblo

-

Los ayuntamientos de Valdarachas, Matillas y El Recuenco coinciden en algo singular:  tienen el mismo alcalde desde 1979. Han pasado 40 años de las primeras elecciones democráticas, que fueron aquellas municipales, celebradas en España el 3 de abril de 1979. 

Mauricio Martínez Machón (PP) lleva como alcalde del pequeño municipio de Valdarachas desde la época de Franco y a punto de cumplir los 87 años volverá a optar a la Alcaldía de su pueblo con el claro propósito de arreglar las calles porque "están muy fastidiadas otra vez" y de limpiar el arroyo.

"Es lo que más me interesa, pero no me dan dinero por ningún sitio", ha señalado a Europa Press para LA CRÓNICA el primer edil, que lleva de alcalde más de la mitad de su vida. Lo nombró en 1972 el que fuera gobernador civil y ha recordado que entonces no había agua en las casas, ni calles, ni farolas, incluso "había que hacer las necesidades al campo", algo que ha cambiado "a lo grande".

Pero no sabe qué pasará con municipios pequeños como el suyo, donde también ha llegado la España vaciada y así se pone de manifiesto en que Valdarachas tenía entonces más de un centenar de habitantes y hoy esa cifra se ha reducido más de la mitad porque "los jóvenes desaparecen de los pueblos", ha dicho.

En todos estos años ha arreglado el cementerio, la torre de la iglesia, las calles y ha puesto farolas, proyectos de los que se siente "muy a gusto" pero "como no pongan fábricas, no se que pasará con los pueblos", ha subrayado, tras recordar con nostalgia y pena como la proyectada Autovía de la Alcarria "se ha quedado en nada".

Nunca ha cobrado "un duro" por su trabajo como regidor, al contrario, más bien le ha costado dinero, pero eso no le importa a este agricultor y panadero ya jubilado pero satisfecho de trabajar por sus vecinos desde hace 47 años, convirtiéndose posiblemente en regidor con más años de alcalde y uno de los de mayor edad de España. Si revalida su cargo el próximo 26 de mayo, superará el medio siglo. "Si no me muero antes, haré 51 años de alcalde".

El caso de Matillas
Ignacio Gordón (independiente) lleva como alcalde de Matillas de manera ininterrumpida desde antes de 1979, más de cuatro décadas en las que el municipio "ha cambiado de la noche a la mañana", pero cree que todavía hay muchas cosas que necesita su pueblo, entre ellas, "aparataje para que los mayores puedan hacer ejercicio", ha señalado.

Lo nombró también el gobernador civil que había tras la muerte de Franco; ha estado con el PP pero hoy forma parte de una agrupación independiente, y ahora prefiere recordar los momentos buenos, como cuando terminaron de arreglar las calles o costumbres como la de felicitar a los de mayor edad con un ramo de flores.

Recuerda casi a la perfección que cuando asumió este cargo no había agua en las casas, las calles eran de tierra "prácticamente todas y no había ninguna instalación deportiva", cuestiones que ha solventado aunque ha admitido que aún quiere arreglar "pequeños flecos" como el mejorar la señal de televisión o sustituir tuberías que han quedado anticuadas y obsoletas.

En esos inicios "cada uno construía como podía, no había proyecto ni nada", algo que, según Gordón "ha cambiado totalmente", y hoy, el "cien por cien de las calles están asfaltadas", hay polideportivo, parque, luces led y "tampoco falta el agua", ha remarcado.

También ve muy complicado el futuro de Matillas, un pueblo que cuando funcionaba la fábrica de cemento llegó a tener más de un millar de habitantes y ahora apenas supera el centenar, y que al igual que otros muchos de la provincia "va a menos" pese a que tener parada de tren. Gordón teme que su pueblo "a la larga, desaparecerá si no se invierte en empresas".

Más de cuatro décadas en El Recuenco
De su lado, el alcalde de El Recuenco, Paulino Collada (PP), lleva también más de cuatro décadas como regidor, y aunque ha asegurado que su pueblo ha mejorado muchísimo en servicios y condiciones, "el personal que viene es más exigente".

Ha estado con el PSOE y hoy está con el PP, y es que Collado tiene claro que "donde le den perras para el pueblo, allí va", ha afirmado tras reconocer entre risas que se presenta a la reelección y que sabe que saldrá otra vez de alcalde.

Los 300 habitantes que tenía entonces El Recuenco se han convertido en 60, pero en todos estos años el pueblo ha visto mejorar sus calles, se están acometiendo también mejoras en las conducciones de agua y los edificios están "todos reconstruidos", ha manifestado.

Sin embargo, al igual que los alcaldes de Matillas y de Valdarachas, ha subrayado que los pueblos "están decayendo poco a poco", y eso pese a que en su municipio "se van apañando" con los ingresos de la caza, porque los fines de semana también va mucha gente, ha dicho.

Pero si no cambian muchos las cosas también ve mal el futuro de su pueblo porque, si bien antes había maestro, veterinario, médico y cura en El Recuenco, "hoy, todos esos servicios son para siete u ocho pueblos", ha concluido este regidor jubilado al que lo que más satisface de su quehacer diario es "hacer el bien a la gente".