GUADALAJARA, 9 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Albalate de Zorita (Guadalajara) ha vaciado la fuente de los trece caños del pueblo, de estilo renacentista y símbolo del municipio alcarreño, con el fin de averiguar las razones por las cuales sus chorros no vierten agua desde el pasado diciembre.

En el pueblo están intranquilos y algo preocupados porque muchos no recuerdan haber visto esta fuente sin que de sus trece caños manase agua, pero el teniente de alcalde de Albalate y concejal de Cultura y Turismo, Alfredo Sánchez, ha confirmado a Europa Press este mismo lunes se ha procedido a su vaciado con el fin de determinar cuáles son las razones por las cuales no circula por varios de sus conductos el líquido elemento y afrontar la reparación cuanto antes.

Se trata de una fuente con ocho caños que vierten al pilón principal y de la parte de atrás salen otros tres caños que vierten al otro pilón, cuya singularidad radica en su «curioso» sistema de canalización a través de galerías subterráneas de sillería de piedra con alguna inscripción en las que «cabe una persona de pie perfectamente», señala Sánchez.

«Tengo 47 años y nunca he visto secarse un caño; es la primera vez que veo que el agua deje de manar de alguno de ellos y desde el Ayuntamiento lo tenemos muy presente porque esta fuente es el emblema de Albalate», ha afirmado Sánchez, quien ha subrayado que si han esperado algo más en que la Brigada Municipal se hiciera cargo de este problema ha sido porque han tenido que priorizar otros asuntos vinculados con el temporal ‘Filomena’.

«Pero siempre lo hemos tenido muy presente», ha apostillado el concejal de Cultura tras aclarar que fue en diciembre cuando comenzaron a notar que había de dejado de manar agua de uno de los caños y posteriormente de dos más; concretamente están afectados tres de los ocho que son cabezas leonadas y perrunas y «que son las más vistosas», ha señalado.

Además, también hace tiempo que vienen observado una bajada del caudal del agua de esta fuente, en cuyo muro de sillería reposan estos gruesos caños hechos de tallada piedra en forma de leoninas o perrunas cabezas.

De momento, ya han vaciado la fuente y la Brigada Municipal ha accedido a sus galerías para «romper el cántaro», que es realmente romper el tapón que hace que la fuente se inunde y que tras su ruptura ha conllevado que baje el nivel para poder acceder al interior donde parece ser que podría haber alguna fisura y donde también van a realizar labores de limpieza y reconocimiento.