23.8 C
Guadalajara
14 julio 2024
InicioCastilla-La ManchaUn candidato a presidente de la Junta, ante el Rolls-Royce de Santiago...

Un candidato a presidente de la Junta, ante el Rolls-Royce de Santiago Carrillo

-

El candidato del PP a la Presidencia de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, ha visitado este martes la empresa Hermanos Andrés García, una empresa de mobiliario de Barrax (Albacete) en la que, además de conocer las instalaciones de esta compañía, ha visitado el particular museo de vehículos de su dueño, Saturnino García, en el que se incluye un Rolls-Royce que, según García, perteneció a quien fuera secretario general del Partido Comunista de España, Santiago Carrillo.

Así lo ha explicado el dueño de Hermanos Andrés García durante la visita al museo, en la que ha detallado que este lujoso coche de color negro fue un regalo que hizo a Carrillo el que fuera presidente de Rumanía, Nicolae Ceauçescu. Anteriormente, el vehículo había pertenecido al rey rumano Miguel I y pasó al presidente con el ascenso del comunismo en el país.

Además, ha detallado que el coche tiene aún más historia propia, ya que Ceauçescu sufrió un atentado estando dentro del Rolls-Royce. Prueba de ello son las marcas de bala que aún están en el cristal del conductor.

Menos dudas sobre la veracidad de su historia la tenía un coche que no está en la colección, un Cadillac blindado y de color negro que en 1977 sí que fue entregado por el régimen de Rumanía al PCE, para su uso personal por Carrillo, después de haber sido utilizado durante un tiempo por el dictador comunista, como vehículo oficial.  El dirigente español se quedó tirado en plena carretera de La Coruña cuando lo quiso utilizar por primera vez en España, aun a sabiendas del muchísimo combustible que gastaba. 

Pero, aunque siendo llamativa su imagen, el Rolls-Royce atribuido a Carrillo no es la única joya que admirar en el museo. También forman parte del mismo un Packard americano, un caza de 1943, un tren, una moto de la 12 División Panzer, una avioneta que era pilotada por el propio García y un vehículo de gran valor sentimental: una de las primeras furgonetas que usó en su empresa, con la que afirma haber recorrido más de un millón y medio de kilómetros.