El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ya ha concretado una reunión en septiembre con el rector de la Universidad de Alcalá de Henares, José Vicente Saz, para dar un "pistoletazo definitivo de salida" al Campus Universitario de Guadalajara con el fin de que sea "un emblema de los nuevos tiempos de la ciudad de Guadalajara".

El pasado viernes, coincidiendo con la inauguración de la reforma del puente árabe, el presidente ha fijado, en el despacho del alcalde de Guadalajara, Alberto Rojo, esta reunión y ha avanzado, en la propia capital alcarreña, que el objetivo es "seguir creciendo" tanto con gente de provincia alcarreña como con universitarios de Madrid que estudien en esta capital.

Según García-Page, el proyecto del Campus Universitario "ha estado demasiado tiempo al ralentí y sufriendo la incomprensión local", y quiere convertirlo en el "gran emblema" de los nuevos tiempos.

"El Campus Universitario tiene que significar una aportación de modernidad, civismo urbano y novedad generacional", ha apuntado en declaraciones a los periodistas, a la par que ha defendido la necesidad de que el mismo "cobre impulso y recupere el ritmo" y que se convierta también en motor económico.