Han pasado ya 14 años desde aquella tragedia.

Cada 17 de julio somos muchos miles los que recordamos a los once caídos en aquella jornada trágica, cuando el infierno se hizo incendio en Guadalajara.

Son 14 años ya los que han pasado y la deuda que tenemos con ellos sigue sin pagarse: jamás lo conseguiremos, porque esas vidas no tienen precio. Por ellos y por como se fueron.