Ambulancia del SESCAM en Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
Ambulancia del SESCAM en Guadalajara. (Foto: La Crónic@)

Este jueves se cumple una semana desde que el Consorcio de Bomberos de la Diputación de Guadalajara y los Bomberos del Ayuntamiento de Guadalajara instalaran en el Hospital Universitario de la capital una estación de descontaminación.

En este tiempo, los equipos han desinfectado unos 200 vehículos de traslado sanitario, a la vez que también actúan en los exteriores de las urgencias para garantizar la máxima seguridad de profesionales y pacientes, ha informado la Diputación en nota de prensa.

En coordinación con la dirección del Hospital, los cuerpos de bomberos se organizan en turnos de mañana y tarde, cubriendo una jornada de doce horas diarias. La llegada de ambulancias a la estación es un goteo constante.

CÓMO FUNCIONA LA ESTACIÓN
El proceso de descontaminación consta de seis pasos, que empiezan con la toma de datos del servicio que ha hecho la ambulancia, trasladado un posible positivo por COVID-19, y así dirigir el tipo de desinfección que se va a practicar.

Le sigue la zona roja, donde el vehículo es tratado exteriormente con una mezcla de hipoclorito y agua para higienizar, y después dejar actuar la solución durante dos minutos.

En la zona azul se aclara la desinfección aplicada anteriormente, para después, en el área azul, actuar en el interior de la ambulancia con ozono tanto en cabina con en el espacio de atención.

Antes de pasar a la zona de limpio, los profesionales sanitarios son despojados de los equipos de protección posiblemente contaminados para ser desechados.

El último paso es la ventilación del vehículo y la carpa de descanso para el personal.