Blanca Fernández, en su rueda de prensa del 24 de marzo de 2021.
Blanca Fernández, en su rueda de prensa del 24 de marzo de 2021.

Nueva ceremonia de la confusión con las medidas políticas contra el COVID-19. El Ministerio de Sanidad baraja plantear que el toque de queda se establezca en toda España a las ocho de la tarde para la Semana Santa, según ha informado el diario “El Mundo”. La propia ministra, Carolina Darias, lo ha desmentido a lo largo de la mañana; la medida supondría cambiar el decreto del estado de alarma aprobado por el Congreso de los Diputados. Lo actualmente en vigor estipula que el toque de queda sea entre las 23:00 y las 06:00 con la posibilidad de que las comunidades autónomas puedan adelantarlo o retrasarlo una hora.

Por ahora, el Gobierno de Castilla-La Mancha prefiere no pronunciarse sobre esa posibilidad, que se aplicaría a las actividades no esenciales. Desde la Junta se destacaba a primera hora de la mañana del miércoles que esa es una propuesta que han conocido por los medios y de la que no tienen “constatación oficial”.

Así se ha pronunciado la portavoz del Ejecutivo regional, Blanca Fernández, al ser preguntada en la rueda de prensa para dar cuenta de los acuerdos aprobados esta semana por el Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha.

Fernández ha insistido en que lo que pase esta tarde en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Sanidad no lo puede avanzar porque el Gobierno de Castilla-La Mancha no tiene “información oficial” sobre lo publicado por El Mundo, y, a su juicio, sería poco responsable por su parte.

Castilla-La Mancha estrena hoy decreto de toque de queda

Ha recordado la consejera que la limitación de la libertad de circulación de las personas en horario nocturno comenzará a las 23.00 horas y finalizará a las 7.00 horas del día siguiente, tal y como se publica este mismo miércoles en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha.

En cuanto a si el Gobierno regional se plantea alguna medida adicional debido al cada vez más visible cambio de tendencia (a peor) en la incidencia acumulada, Fernández sostiene que la región cuenta “con un dato razonable” en estos momentos, pero ha advertido de que “hay que estar vigilante” las 24 horas del día todos los días de la evolución de los datos.

Ha manifestado que “aunque hoy Castilla-La Mancha no se plantee nada distinto” de lo que aprobó el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Sanidad hace dos semanas, no renuncia a adoptar medidas en zonas concretas donde la incidencia suba e intentar perimetrar en esa zona la expansión del virus. En el caso de la provincia de Guadalajara, tal circunstancia se da ya en los municipios de Horche y Pioz, ambos con medidas especiales de Nivel 3.

Page insiste: Más que medidas nuevas, cumplir las existentes

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, se ha unido al coro de declaración sobre la cuestión y ha afirmado este miércoles que más que plantear ahora otras medidas restrictivas de cara a Semana Santa, hay que asegurarse de que las que ya se han tomado se cumplen.

Durante un acto público, García-Page ha definido el momento actual que atraviesa el país debido al coronavirus como de “transición” porque se empieza a ver la luz del túnel con las vacunas.

“No podemos rebajar la guardia para quedarnos dentro del túnel”, ha indicado, para agregar que “si hay algo peor que estar dentro del túnel es estar viendo la luz y empeñarnos en quedarnos atrancados”.

Por ello ha argumentado que sean “buenas o malas” las decisiones que tome el Consejo Interterritorial de Salud, será “mucho mejor” tomarlas “entre todos” y que haya “una sola” para todo el país para que la gente “no se maree”.

Del mismo modo, ha señalado que el debate que se debe plantear ahora, más que tomar otras medidas, es asegurarse de que las medidas que se han tomado se cumplan. “Me consta que el Ministerio del Interior va a hacer un esfuerzo extraordinario”.

“No puede ser que el esfuerzo del 99 por ciento se malogre por el incumplimiento de una inmensa minoría, tanto si es española como si es francesa”, ha argumentado.

Bajo su punto de vista, España tiene que intentar ser “consecuente con las medidas” si quiere tener un verano “medio normal”. “Y esto no va tanto para Castilla-La Mancha como para las zonas de playa de Levante, Baleares y Canarias”, ha añadido.

“Para que circule la economía hoy es importante que no circule el virus y el que no lo quiera ver, simple y llanamente, no está en le dosis de responsabilidad que requiere este momento”, ha concluido el presidente regional.

Más información: