El phising es un clásico entre los clásicos en las estafas por Internet.
El phising es un clásico entre los clásicos en las estafas por Internet.

La Guardia Civil ha detenido a siete personas, como miembros de una misma banda. Se les atribuyen numerosos delitos de estafa por el método del phising, mediante el cual obtenían las claves de acceso bancarias de las víctimas. En esta ocasión, a través del correo lograban encaminar a los más incautos hasta una supuesta web del banco, que era falsa.

A estos siete sujetos se les atribuyen los delitos de pertenencia a grupo criminal y diversos delitos de estafa realizados a través de Internet. Tras su identificación, a posteriori, se pudieron esclarecer hechos delictivos que carecían de autoría, en sitios tan diversos como Tudela (Navarra), Alcalá de Henares (Madrid), Vilanova i la Geltrú (Barcelona) y el que dio comienzo a la investigación en Miguelturra (Ciudad Real). Primera Instancia e Instrucción número 6 de Ciudad Real.

Web falsa, estafa verdadera

La investigación se inició en febrero del año pasado, al presentar denuncia una vecina de la localidad de Miguelturra en la Guardia Civil. La víctima relató a los agentes de la Benemérita haber sido víctima de una estafa. Según su testimonio, los delincuentes habían suplantado la pasarela de entrada por Internet a su entidad bancaria. Así, los autores de los hechos consiguieron los datos de acceso a su banco, realizando posteriormente dos transferencias a dos cuentas bancarias diferentes, que los ciberdelincuentes ya tenían operativas, por un valor de 13.887 euros.

La citada denuncia fue derivada al Equipo de Delitos Informáticos y Tecnológicos de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil, que realizó las primeras gestiones indagatorias, peticiones de datos y judicializó las diligencias.

Durante más de un año que ha durado la investigación, los agentes encargados de la investigación han consultado «multitud de bases de datos, realizado peticiones a diversas operadoras, proveedores de servidores, entidades, organizaciones y colaboraciones con otras policías autonómicas», según destaca la Guardia Civil..

Una vez que toda esa cantidad de información fue analizada, se pudo identificar, localizar y detener a este grupo de ciberdelincuentes, que eran vecinos de las localidades de Madrid y de La Coruña. A todos ellos les constaban innumerables antecedentes policiales y judiciales por hechos similares.

Más información: