Bellido, ante el embalse de Buendía.
Bellido, ante el embalse de Buendía.

Con corbata y mascarilla, el presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Pablo Bellido, se ha plantado este miércoles ante los pantanos de la cabecera del Tajo. Con su acción ha querido “gritar alto y claro que necesitamos desarrollo y que tenemos que respetar el medio ambiente, que en los cauces de los ríos tiene que haber agua”. Lo ha hecho durante una visita a las inmediaciones del embalse de Buendía, coincidiendo con el ‘Día Mundial contra la desertificación y la sequía’.

Según ha informado el Parlamento regional en un comunicado, Bellido ha reclamado “unidad de toda la sociedad castellano-manchega” en torno a la defensa de los recursos hídricos, que en la comarca llevan a cabo los alcaldes y alcaldesas, entre ellos los de Cañaveruelas y Alcocer, en las provincias de Cuenca y Guadalajara, María Ángeles Sierra y Borja Castro, presidenta y vicepresidente también de la Asociación de Municipios Ribereños de Entrepeñas y Buendía.

Sierra ha exigido con motivo de este Día Mundial el fin del trasvase, mientras que su colega Castro ha enmarcado la jornada en “un año especialmente duro para los pueblos ribereños” y ha defendido que el “agua es nuestro salvavidas en este verano”, reclamando al Ministerio de Medio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico que modifique “con celeridad las reglas de explotación del trasvase”.

Bellido, que ha enviado un mensaje de defensa de los recursos de la cabecera del Tajo frente a los usos que desde Levante están provocando situaciones de desertificación y agudiza los episodios de sequía en La Alcarria, ha mantenido también un breve encuentro junto al embalse de Entrepeñas en Guadalajara con el alcalde de Sacedón, Francisco Pérez Torrecilla, que es también diputado regional y presidente a su vez de la Federación de Municipios con Centrales Hidroeléctricas y Embalses del país (Femembalses).