La lavanda de la Alcarria es un buen negocio, no sólo una foto bonita.
La lavanda de la Alcarria es todo un reclamo turístico.

Este verano, el Ayuntamiento de Brihuega no celebrará la Floración de la Lavanda. Tampoco habrá fiestas patronales en honor a la Virgen de la Peña “como se han concebido hasta ahora”. Los responsables municipales brihuegos tomaron esta decisión el pasado lunes, 1 de junio. Tampoco se celebrarán fiestas en las pedanías.

Más adelante se concretará, según han anunciado fuentes municipales en la noche de este sábado, “un programa alternativo cultural que se desarrollará en el recinto de la plaza de toros “La Muralla” de Brihuega, garantizando, en todo momento, la seguridad de las personas”.

Las esperanzas eran otras hace un mes

No ha pasado un mes para la realidad haya matizado algunos planteamientos, demasiado optimistas. El pasado 9 de mayo, LA CRÓNICA publicaba una declaraciones de Luis Viejo en un sentido en que ya aventuraba lo que podía pasar.

Entonces, el alcalde estaba convencido de que, si bien la epidemia del COVID-19 podía influir en la disminución de turismo extranjero este año, podría suplirse con el incremento del nacional y especialmente de un turismo más cercano que volverá a “redescubrir” sus pueblos.

Viejo insistía en que no había en esa fecha nada suspendido “de momento” sino en compás de espera a como se fueran desarrollando las fases establecidas para reanudar el nuevo espacio de normalidad.

“Los campos de lavanda van a estar ahí y su entorno natural alcarreño y su patrimonio también y volverá un turismo más cercano”, sostenía el alcalde.

Más información:

 

Banner Trillo