28.4 C
Guadalajara
19 julio 2024
InicioSucesosComienza el juicio por el doble asesinato de Brihuega

Comienza el juicio por el doble asesinato de Brihuega

Quien hoy se sienta en el banquillo residía por entonces en la finca que la familia tenía en Brihuega, propiedad de sus padres. Aquel 9 de mayo, aprovechó los momentos en que ellos se habían echado a dormir la siesta para matarlos.

-

Un jurado popular será el encargado de juzgar en la Audiencia Provincial de Guadalajara desde este miércoles y hasta el 24 de noviembre a A.C.S., acusado de asesinar a sus padres en Brihuega el 9 de mayo de 2022. Se enfrenta, por tanto, a dos delitos de asesinato, para los que el fiscal pide, por cada uno de los delitos, una pena de 16 años de prisión.

Quien hoy se sienta en el banquillo residía por entonces en la finca que la familia tenía en Brihuega, propiedad de sus padres. Aquel 9 de mayo, aprovechó los momentos en que ellos se habían echado a dormir la siesta.

Según el relato del fiscal, «con las manos enguantadas y empuñando un cuchillo de cocina, fue hacia su padre, que dormía y no tuvo opción alguna de tratar de repeler el ataque» para acabar con su vida, le asestó una puñalada en el cuello, que le seccionó casi por completo la carótida, afectando a la yugular».

En ese momento, «el agredido se despertó y pidió auxilio; trató de llegar al dormitorio donde se hallaba su esposa, pero se desplomó en el umbral y falleció por efecto de un shock hipovolémico».

Seguidamente, el acusado se habría acercado a su madre «la cual, al oír a su marido, se había levantado de la cama y acercado a la puerta del dormitorio y, sin darle posibilidad de defenderse y con ánimo de acabar con su vida, le clavó cinco veces el cuchillo a nivel del tórax derecho, llegando dos de las puñaladas a perforar la aorta, con taponamiento cardiaco y dos puñaladas en la zona del cuello». La mujer falleció pocos instantes después.

El acusado, según relata el fiscal, consume varias sustancias (alcohol, cannabis y cocaína) y pudo haber actuado bajo los efectos del consumo de cocaína (según el análisis de orina que se le practicó el día de los hechos). No obstante, según sostiene el ministerio público, la exploración mental realizada el día de los hechos no detectó signos compatibles con un estado de intoxicación plena y tampoco un cuadro de psicopatología aguda.

En el momento de las agresiones A.C.S., según la Fiscalía, «conservaba su capacidad cognitiva y tenía alterada, sin anular sus facultades de forma notoria, su capacidad volitiva».


Más información: