José Luis Escudero.
José Luis Escudero.

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha dado luz verde a cinco proyectos por valor de casi 11 millones de euros para revitalizar el entorno minero de Peñalén y el industrial de Puertollano (Ciudad Real).

En rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno, el consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, ha indicado que tres millones de euros se destinarán para revitalizar el entorno de la antigua mina de caolín en Peñalén, en el entorno del Alto Tajo.

La Comisión Europea ha dado el visto bueno a dicha inversión destinada a este proyecto, junto a otros socios como la Universidad Complutense, Geacam y la empresa Caobar, un trámite por el que el Gobierno regional se ha mostrado muy “satisfecho”.

El ejemplo de Portugal

Servirá para recuperar la zona degradada de esta antigua explotación minera, beneficiará la regeneración del paisaje del Alto Tajo y el propio cauce del río Tajo al inicio de su curso. Estas medidas deberían ayudar a dinamizar la zona “a través del turismo de interior y de calidad”. El objetivo es “replicar los resultados” del proyecto llevado a cabo en Lousal, Portugal.

En el país vecino, no solo se ha recuperado el entorno. Ahora, un llamado Centro de Ciencia Viva ocupa un edificio antes vinculado a las actividades mineras, ya que en él se encontraba el gabinete de geología, el almacén de aceite, la caseta de los trabajadores, la caseta de las linternas, la caseta de los aperos de trabajo y los baños.

Este complejo minero portugués permaneció activo entre 1934 y 1992. Desde 2001, funciona exclusivamente como museo de arqueología industrial, y ha sido sometido a diferentes adaptaciones para convertirlo en un espacio de divulgación de la ciencia y la tecnología. En la actualidad, cuenta con salas de exposiciones y módulos interactivos, una gruta virtual, un laboratorio, una sala de experimentos, un cibercafé, un auditorio, diferentes espacios lúdicos y un mirador.

El resto de la inversión anunciada por la Junta de Comunidades irá dirigida a Puertollano, con un total de 8,1 millones de euros, en cuatro proyectos para la reconversión de la comarca minera, la implantación de nuevas empresas y para la mejora de la calidad de vida la salud de sus habitantes.