La Embajada de Israel en España ha condenado este martes “la vil y repugnante representación banalizando el Holocausto en el carnaval de Campo de Criptana” (Ciudad Real), con un mensaje en Twitter de su portavoz, Yoav Katz.

El diplomático ha denunciado en esta red social que se haga “burla de los seis millones de judíos asesinados por los nazis” y ha emplazado a los países europeos a “combatir activamente el antisemitismo”.

Fuentes diplomáticas israelíes consultadas por Europa Press para LA CRÓNICA han señalado que la Embajada está en contacto con el Ayuntamiento de la localidad para tratar de obtener una explicación sobre lo sucedido.

La comparsa en cuestión es la de la Asociación Cultural El Chaparral de Las Mesas (Cuenca), que ha publicado en su página de Facebook una fotografía de la carroza que llevan en su desfile.

En ella puede verse un cartel “en memoria de los seis millones de hombres, mujeres y niños judíos que perecieron en el Holocausto” y de quienes sufrieron “la persecución y el exterminio en razón de su raza, orientación sexual, religión, origen étnico o ideas políticas”. “Siempre estaréis en nuestro recuerdo”, añade.

Ya en enero, la asociación había avanzado en esta misma página que su intención con su montaje era homenajear a las víctimas del exterminio y recordar “uno de los hechos más deshonrosos ocurridos en la historia de la humanidad”.

“No recordarlo no hará que no haya sucedido. Presentamos este tema como un mero hecho histórico, sin pretensión de hacer ningún tipo de alusión política, o que pueda resultar ofensivo o hiriente para alguien”, afirmaba entonces.

ISRAEL TEME UNA TENDENCIA TRAS OTRO EPISODIO EN BÉLGICA
La polémica sobre esta comparsa llega solo unos días después de que en el carnaval de la ciudad belga de Aalst desfilase un grupo disfrazado de oficiales nazis y las fuentes consultadas temen que comience en Europa una tendencia de burlarse del Holocausto en los carnavales.

El suceso de Bélgica motivó la protesta del director general del Ministerio de Asuntos Exeriores israelí, Yuval Rotem, que tachó la representación de “despreciable exhibición antisemita”. “Uno no puede más que preguntarse si se ha aprendido la lección del terrible destino de los judíos belgas hace 75 años”, escribió en Twitter.