Oficina de Correos, empresa pública que se está pocupando del reparto de los 5 millones de mascarillas de la Junta de Castilla-La Mancha.
Oficina de Correos, empresa pública que se está pocupando del reparto de los 5 millones de mascarillas de la Junta de Castilla-La Mancha.

CCOO, sindicato mayoritario en Correos, ha denunciado “el continuo recorte de plantilla y, por ende, el deterioro del Correo Público que está imponiendo la dirección estatal de la empresa en toda la provincia de Guadalajara y en su capital”, por lo que ha anunciado movilizaciones contra el mismo.

Según señala el sindicato en un comunicado, frente a los contratos que deberían hacerse para cubrir la llamada España vaciada, el recorte de un servicio público como Correos implicará que “aparezca más vacía si cabe”. “Estos recortes están a la altura de los recortes realizados en el periodo de la crisis económica (con bajadas del PIB de hasta el 3%), solo que ahora la economía está subiendo al 1,7%”.

Correos, asegura el sindicato, ha entrado en una fase de “amazonamiento en la que está llegando a niveles de precarización poco aceptables en una empresa pública, la mayor del país”. CCOO precisa que de los 74 trabajadores que debería tener la unidad de reparto de Guadalajara, solo cuenta con 48 en estos momentos, y en las oficinas de atención al público se opta por contratos de 4 horas, con niveles de fórmulas de empleo en precario que superan los del sector de la hostelería.

El sindicato lamenta que “con estos recortes en el reparto, se produce un grave perjuicio a la ciudadanía de todo el país, y de Guadalajara y su provincia en particular, puesto que el reparto se realizará en la mayoría de las localidades dos o tres días a la semana, y en algunas zonas rurales de uno o dos días, incumpliendo con el mandato de la Ley Postal y de la Directiva postal europea”.

Así, como ha detallado el sindicato, “estos recortes de plantilla realizados mediante un severo ajuste de la contratación en la provincia de Guadalajara, afectarán a ciudadanos y empresas de la provincia”, ya que se quedan sin personal de reparto las poblaciones de Tórtola, Taracena, el entorno de Jadraque, Cabanillas, y se reduce en extremo en Guadalajara capital, implicando la supresión de oficinas y reparto en poblaciones como Tórtola y Taracena con 1.000 y 2.000 habitantes.

Asimismo, se queja CCOO de que este recorte supone “un aumento considerado en la carga de trabajo, ocasionando graves problemas de estrés y ansiedad que están conllevando bajas por estas causas y provocando situaciones de riesgo que pueden suponer accidentes graves de imprevisibles consecuencias”.

De no actuar en este sentido, CCOO iniciará una campaña de denuncia permanente antes las instituciones y grupos políticos de Guadalajara, en la que no descarta las movilizaciones necesarias, sin descartar la huelga si no se revierte la situación.