Cospedal habla por teléfono mientras camina por una calle de Madrid. (Foto: Eduardo Parra - Europa Press)
Cospedal habla por teléfono mientras camina por una calle de Madrid. (Foto: Eduardo Parra - Europa Press)

La ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal declarará este martes en calidad de imputada ante el juez que investiga la ‘Operación Kitchen’ para esclarecer si –como sospecha– ella y su marido, el empresario Ignacio López del Hierro, tuvieron una participación «decisiva» a la hora de captar al chofer de Luis Bárcenas para que espiara al ex tesorero del Partido Popular.

El titular del Juzgado de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón imputa a Cospedal y su marido presuntos delitos de cohecho, malversación y tráfico de influencias, en relación con el dispositivo parapolicial costeado con fondos reservados que se habría montado en 2013 desde el Ministerio de Interior para espiar a Bárcenas y su familia y evitar que la información comprometedora que tuvieran sobre el PP y sus dirigentes cayera en manos de la Justicia.

El instructor cree que la intervención del matrimonio, a través del que fuera jefe de seguridad de Cospedal, Andrés Gómez Gordo, pudo ser «decisiva» para que el chofer de los Bárcenas, Sergio Ríos –también investigado–, accediera a espiar a la familia. Según declaró él mismo en el marco de la pieza secreta vinculada a ‘Kitchen’, aceptó el encargo porque venía de su «admirado» Gómez Gordo, conocido como ‘Andy’ en la trama.

Para el juez, el detonante para la imputación de la pareja han sido las agendas incautadas al ex comisario José Manuel Villarejo en octubre, con notas referidas a los años 2012 y 2014 en las que figuran como MD y COSPE y como ILH. Estos cuadernillos sitúan el nacimiento de la ‘Kitchen’ el 11 de julio de 2013 mediante un apunte relativo a CHISCO –Francisco Martínez– que dice: «Charla de 45 minutos. Plan contra LB. Interv. comunicaciones, registros y citación de mujer e hijo».

«Es en este momento cuando se detecta una cadena de anotaciones que permiten interferir la participación de Cospedal y López del Hierro en la captación de Ríos», explicó García Castellón en el auto de imputación. El día 18 de ese mes, junto a las siglas ILH, Villarejo escribió: «Aviso contacto Sergio. Él se encarga de hablar con Andrés Gordo». Y añadió sobre Cospedal: «Varios contactos y posible cita». Meses después, en septiembre, hizo un apunte revelador sobre COSPE: «Control LB».

A esa nota siguen otras en las que se describe a Gómez Gordo como su canal de comunicación con Cospedal. A este respecto, el juez subrayó que el inspector jefe era «una persona cuya trayectoria profesional se había desarrollado en gran medida junto a Cospedal» tanto en Madrid como en Castilla La Mancha. Villarejo plasmó en sus agendas registros como «Aviso copia dada al Andi. Agradeció mensaje, lo transmitirá a COSPE» o «Andi muy contento por los datos que le di para la COSPE».

No obstante, el magistrado observó también cierto «recelo» de Villarejo hacia Gómez Gordo por su «cercanía» a Cospedal. «Aunque COSP le ha dicho que se fíe de mi, como su jefe de seg., le puede decir que está equivocada», reflexiona el comisario. En concreto, al instructor le resultó «sorprendente» un escrito del agente retirado: «Espera recibir instrucción. Para recoger discos y grabaciones. Y todo lo demás».

JOSÉ LUIS ORTIZ, EL MIÉRCOLES

El juez también ha citado por los mismos delitos a López del Hierro y a José Luis Ortiz, ex jefe de Gabinete de Cospedal, que declararán el 30 de junio. Este último deberá aclarar si, como mano derecha de la también ex ministra de Defensa, «recibió alguna copia de manos de Gómez Gordo y, en su caso, si se la facilitó» a su superior, a la que también quiere preguntar sobre este extremo.

Dado que las agendas recogen un periodo temporal amplio, se han encontrado apuntes relativos a la etapa previa al espionaje a Bárcenas, cuando el objetivo era ayudarle. En abril de 2012, constan varias entradas donde junto a ILH se habla de contactos para «salvar al tesorero»: «Charla breve, MD agradeció aviso BARC» o «Alfredo Prada interlocutor de Bárcenas con Interior. Cosp habló con Cosidó (…) del tema», son algunas de las destacadas por García-Castellón.

Y es en esa primera etapa donde la figura de Ortiz se erige como la de un enlace entre Villarejo y el matrimonio Cospedal-López del Hierro. «Aviso de que todo va según lo previsto. Se encarga de transmitirlo a COSPE», comenta el ex comisario citando a ‘Orti’. Esta «dación de cuenta» del policía al jefe de Gabinete de la entonces presidenta de Castilla-La Mancha, valoró García-Castellón en su auto, «carece de toda lógica».

EL ‘PROYECTO SMP’

No obstante, el instructor sigue sin ver nexos entre Cospedal y López del Hierro y el ‘Proyecto SMP’, encomendado a Villarejo como «un proyecto de estrategia jurídica con el objetivo prioritario de evaluar la posibilidad de anulación total de actuaciones del SG», sumario ‘Gürtel’. Si en su momento no se apreció «sustrato indiciario suficiente» para hacer tal conexión, las diligencias practicadas desde entonces tampoco han permitido vincular este proyecto al matrimonio, expuso.

Sobre esto, el magistrado comentó que resulta «significativa» la declaración realizada por Bárcenas del pasado 21 de diciembre, en la que, al ser interrogado sobre dicho proyecto, respondió que desconocía la existencia de nexo alguno entre el mismo y el PP.

La ronda de nuevas declaraciones la cerrarán el viernes el comisario Villarejo y el 12 de julio el ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez. Estas dos comparecencias estaban previstas para el 1 de julio, pero finalmente han sido pospuestas por problemas de agenda y por petición expresa de la defensa del ex ‘número dos’ del Ministerio de Interior.

Esta tanda de interrogatorios, cuyo plato fuerte es Cospedal, ha arrancado este lunes con la declaración como investigado del ex jefe de la UDEF José Luis Olivera, que ha desmentido lo indicado semanas antes como testigo por el inspector principal de ‘Gürtel’, Manuel Morocho, además de negar cualquier conocimiento o implicación en ‘Kitchen’.

Así, según las fuentes consultadas por Europa Press, Olivera ha negado que el ministro de Interior de la época, Jorge Fernández Díaz, le llamara por teléfono para saber si Morocho había aceptado alguno de los puestos que le ofrecían para que dejara de investigar la trama de corrupción, negando igualmente que las continuas revisiones de los informes sobre ‘Gürtel’ que firmaba el inspector fueran presiones a su autor.