Exterior del Ayuntamiento de Toledo.
Exterior del Ayuntamiento de Toledo.

La Policía Local de Toledo ha clausurado un local de hostelería en el barrio de Buenavista por no cumplir las normas de prevención del COVID-19, una operación que se saldó con un detenido por desacato a la autoridad al oponerse, entre otras cuestiones, al uso de la mascarilla. La clausura del local tuvo lugar a las 1.25 horas de este sábado.

Ante estos hechos, la alcaldesa Milagros Tolón ha hecho un llamamiento a la responsabilidad para hacer frente al virus y ha reconocido la labor que desempeñan los cuerpos de seguridad que velan por la ciudadanía, en este caso haciendo cumplir las normas básicas frente a la COVID-19, como son la distancia física y el uso obligatorio de mascarilla, además de los aforos establecidos por la autoridad sanitaria.

La Policía Local de la capital regional ha interpuesto cuatro denuncias por no usar mascarilla y tres por desobediencia a la autoridad, todas ellas durante el fin de semana.