En una operación conjunta hispano-marroquí, agentes de la Policía Nacional y de la Dirección General de Vigilancia del Territorio del Reino de Marruecos (DGST) han detenido este miércoles a cuatro personas, de las que se sostiene que tenían como objetivo la adquisición de diverso material destinado al adiestramiento con fines terroristas.

En el desarrollo de la operación con la red de Estado Islámico, que ha contado con la colaboración del Centro Nacional de Inteligencia, se ha practicado, además, el registro de los domicilios de los detenidos.

Los arrestados, que integraban una red de apoyo al DAESH, hacían un uso intensivo de las redes sociales para captar adeptos.

El detenido en Guadalajara, de 31 años, de nacionalidad marroquí y al que se considera el “dinamizador de la célula”, vivía en el Barrio de Escritores, donde se ha desarrollado esta mañana la operación policial. Como se puede comprobar en los enlaces adjuntos, no es la primera vez que en la provincia de Guadalajara han residido y han sido detectadas personas afines al yihadismo. El último caso notorio se produjo el año pasado.

Este sujeto ahora detenido por adscripción a Estado Islámico mostraba una intensa actividad en redes sociales y grupos de mensajería orientada siempre al mismo fin: el acceso, descarga y distribución de material multimedia con contenidos en favor de la organización terrorista DAESH.

Entre el material que almacenaba y que posteriormente difundía se hallaban videos que ensalzaban a la organización, a sus líderes y mediante los que se incitaba al terrorismo yihadista con imágenes de violencia explícita de DAESH, así como manuales destinados a la autocapacitación para cometer atentados y tutoriales que facilitaban información detallada para elaborar artefactos explosivos con medios caseros.

La Policía ha destacado que este individuo, consciente de su actividad delictiva, y ante el temor a ser detenido, adoptaba numerosas medidas de seguridad en sus actividades y comunicaciones online como forma de protección; entre otras, utilizar aplicaciones de mensajerías instantáneas seguras, diferentes líneas de telefonía móvil o el uso de Internet a través de redes públicas.

En contacto con yihadistas desplazados a zona de conflicto 
Los investigadores pudieron averiguar que el arrestado en Guadalajara había teniedo encuentros presenciales, organizando encuentros nocturnos en domicilios en Melilla y ciudades marroquíes cercanas a la frontera, a las que asistían, además de los miembros del grupo, otros individuos con los que compartían su pensamiento radical. Allí difundían tanto en persona como mediante Internet, el ideario del DAESH, “constatándose su relación con combatientes yihadistas desplazados desde España y Marruecos a zonas de conflicto como Siria o Mali”, han destacado las mismas fuentes policiales..

La investigación puso de manifiesto que los miembros de esta red estaban conectados de forma online a través de sus redes sociales, donde “de forma continuada y sostenida en el tiempo” compartían material audiovisual de corte yihadista violento que posteriormente difundían a los miembros que formaban parte de su comunidad virtual.

La investigación se ha desarrollado bajo la supervisión del Juzgado Central de Instrucción nº 4 y la coordinación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional.