La Fiscal de Menores de Guadalajara, Paloma Penalba, ha dado la voz de alarma sobre la situación ante la Justicia del segmento de población de la provincia que aún no han llegado a la edad adulta. Este martes, en comparecencia para dar a conocer los últimos datos oficiales de la Fiscalía, ha cuantificado en 24 los delitos incoados por violencia doméstica n 2018 en Guadalajara frente a los 13 del año anterior y 2 por violencia de género, lo que ha supuesto un incremento de casi el 50 por ciento en ese ámbito, según ha detallado.

Penalba ha aprovechado para reclamar la necesidad de que se pongan en marcha en Guadalajara centros de convivencia en grupos educativos para trabajar en las conductas de los menores en el ámbito de la violencia doméstica.

La Fiscal de Menores ha reconocido que cada vez son también más frecuentes los delitos cometidos por los menores utilizando las redes sociales, y en este sentido ha señalado que tambien es cada vez más habitual que se realicen amenazas o intimidaciones a través de estas redes.

Penalba ha mostrado su preocupación por el incremento de los delitos contra la intimidad y el derecho a la propia imagen, y como cada vez se da más entre los menores la revelación y difusión de las mismas a terceros y sin autorización de la persona afectada de dichas imágenes, que suelen ser de carácter íntimo.

También las situaciones de acoso escolar es algo que preocupa a esta responsable, quien ha aludido a diecisiete casos en lo que va de año, y en este sentido ha señalado que están trabajando con los centros escolares mediante la activación de los protocolos correspondientes, resaltando el papel de la figura del tutor policía en la mediación.

Por último, Penalba ha apuntado también que los delitos contra el patrimonio seguidos de los delitos contra las personas han sido los más numerosos, también en 2018, de entre los perpetrados por menores.