Nadie sabe a ciencia cierto cómo se van a poder volver a abrir las puertas del coso de Las Cruces para dar festejos taurinos en Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
Nadie sabe a ciencia cierta cómo se van a poder volver a abrir las puertas del coso de Las Cruces para dar festejos taurinos en Guadalajara. (Foto: La Cró[email protected])

Dos semanas tienen de plazo las empresas interesadas en organizar los festejos taurinos para septiembre de este año en Guadalajara. Coincidirán en el tiempo con las Ferias de la ciudad, que poco tendrán que ver con las que se han conocido en las últimas décadas: ni habrá encierro ni chupinazo, por culpa de la pandemia que se resiste a desaparecer.

El Ayuntamiento de Guadalajara ha previsto cuatro festejos taurinos en el Coso de las Cruces para los días 10, 11 y 12 de septiembre. Se trata de dos corridas de toros, una corrida de rejones y un concurso de recortadores.

Las razones del contrato

Tiene su interés el estilo literario y los argumentos con los que se justifica el expediente, que se ha publicado este miércoles en la Plataforma de Contratación del Sector Público:

«La programación de Ferias y Fiestas de Guadalajara, lleva entre sus actividades la realización de espectáculos taurinos, consistentes en la realización de encierros y suelta de vaquillas, así como de la Feria Taurina de Septiembre.

Con motivo de la emergencia sanitaria provocada por la Pandemia COVID-19, la Concejalía de Festejos ha suspendido las Ferias y Fiestas para este año 2021, por lo que no se realizarán Festejos Taurinos como se acostumbra a realizar en años anteriores.

El 11 de mayo de 2021, la empresa que tenía adjudicado el contrato de espectáculos taurinos solicita la resolución del mismo por mutuo acuerdo como consecuencia de la dificultad para realizar el objeto del contrato, con motivo de la emergencia sanitaria generada por la COVID-19, ya que no se pueden celebrar encierros en las calles y los espectáculos en la Plaza quedan a expensas de la situación sanitaria de cada momento siendo muy difícil programar los eventos por toda la contratación externa y planificación que conllevan.

Por lo que se hace necesario, en este año tan atípico, realizar la contratación de los espectáculos taurinos específicos para unas fechas concretas, para poder cubrir las inquietudes de la ciudadanía y ayudar al sector que tanto ha sufrido con la pandemia».

En el punto octavo del pliego se reitera que

«La propuesta de contratar este servicio se basa en el objetivo de dar una opción a la cultura, que tanto está sufriendo la pandemia, ofreciendo a los ciudadanos de Guadalajara una serie de espectáculos taurinos, cumpliendo con todas las medidas de seguridad decretadas por la Consejería de Sanidad para el momento en que vivimos».

Un negocio teórico de 315.000 euros

La organización y gestión se encargará, por tanto, a la empresa privada que presente la mejor oferta. Se contempla una aportación municipal máxima de 15.000 euros más IVA contra la que las empresas licitadoras podrán presentar ofertas a la baja.

El valor estimado del contrato asciende a los 315.000 euros, teniendo en cuenta la venta de localidades y bebida que correrá a cargo de la empresa organizadora y que deberían reportarles esos 300.000 euros que han calculado los técnicos del Ayuntamiento. Podrán presentarse ofertas hasta el día 22 de julio.

¿Qué se va valorar?

Los pliegos de licitación valoran positivamente, con hasta 35 puntos, la ganadería de procedencia de las reses, debiendo ser al menos una de las corridas de las consideradas ‘toristas’.

Por otro lado, 35 puntos dependerán también de la confección de los carteles con matadores y rejoneadores de primer nivel, que serán analizados y valorados por la mesa de contratación y que parten de una relación con 28 figuras contempladas en el anexo del pliego.

Plaza de Toros de Guadalajara, con una presencia de aficionados en los tendidos inviable con las actuales normas por el coronavirus. (Foto: La Crónic@)
Plaza de Toros de Guadalajara, con una presencia de aficionados en los tendidos similar a la que permiten las actuales normas por el coronavirus. (Foto: La Cró[email protected])

¿Qué pasó con la anterior empresa?

El contrato que unía al Ayuntamiento y a la anterior empresa fue suscrito en 2015 y vencía en 2020, en plena pandemia. Se autorizó, a petición de la empresa, una ampliación hasta mayo de 2021.

Pocos días antes de su vencimiento, la empresa alegó que a 31 de mayo, fecha límite para la presentación de la programación de 2021, la legislación seguía impidiendo celebrar encierros urbanos y, por otro lado, la organización de corridas de toros está expensas de la evolución de la situación sanitaria en relación a los aforos.

Sea como fuere, alcanzada la fecha en que deberían presentarse los carteles, la UTE Coso de las Cruces solicitaba una rescisión de mutuo acuerdo, que el Ayuntamiento de Guadalajara aceptó.

Más información: