El Hospital Universitario de Guadalajara dispondrá de un quirófano híbrido una vez finalicen las obras de ampliación del mismo, lo que situará al centro hospitalario guadalajareño “a la última en cirugía”.

Así lo ha manifestado en Guadalajara el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, este jueves en Guadalajara.

El presidente regional ha destacado que la dotación de este tipo de quirófanos se irá extendiendo a toda Castilla-La Mancha, y los nuevos hospitales ya contarán con este tipo de instalación.

Los quirófanos híbridos, “que no tienen muchos hospitales de España”, son salas quirúrgicas especiales que cuentan con dispositivos avanzados de imagen médica. Agrupan características propias de un quirófano con las posibilidades de una sala de radiología, lo que permite obtener imágenes y consultar pruebas o detalles de la historia clínica que facilitan el procedimiento, permiten acortar los tiempos de cirugía y, con ello aumenta la seguridad del paciente.

Este tipo de quirófano permite una cirugía mínimamente invasiva, posibilitando cirugías mixtas que pueden ir desde un abordaje percutáneo (a través de la piel) a una cirugía abierta, con gran seguridad, y resulta de gran utilidad en intervenciones de cirugía vascular y endovascular, así como de traumatología o urología, entre otras.

Ritmo de las obras del Hospital
García-Page, además, ha mostrado su satisfacción por el avance de las obras de ampliación del Hospital de Guadalajara, que harán éste “un gran complejo hospitalario”, y ello a la vez que se amplía la red de Atención Primaria, como con la futura construcción del centro de salud en la zona de Los Valles, en Guadalajara capital.