Frío en una de las calles de Molina de Aragón. (Foto: La Crónic@)
Frío en una de las calles de Molina de Aragón. (Foto: La Cró[email protected])

La próxima primavera, que comienza este domingo, podría seguir la estela del pasado invierno y ser más cálida y seca de lo normal. Así lo vaticina con relativa seguridad para regiones como Galicia la AEMET. Para el resto, muchas más dudas.

El asunto tiene su relevancia, ya que la mayor parte de España está en situación de sequía meteorológica, tras un invierno soleado, cálido y en el que no ha llovido ni la mitad de lo normal. Ha sido el segundo invierno más seco en seis décadas, desde que en 1961 comenzaron los registros.

La portavoz de AEMET, Beatriz Hervella, confirma que, de acuerdo con la predicción a largo plazo, la primavera será más seca de lo normal en la vertiente atlántica y está «más segura» de que eso ocurrirá «con mayor certeza» en el cuadrante noroeste peninsular, mientras que no se observa una tendencia clara para el resto de España. El valor medio en el conjunto de España en esta estación, que comenzará el próximo domingo a las 16.33 horas es de unos 13,6ºC.

Más «calorcito» después de un invierno muy cálido

En cuanto a las temperaturas, espera que los meses de abril, mayo y junio sean templados «por lo menos» 0,5 grados centígrados (ºC) por encima de lo habitual en la Península y Baleares, aunque observa que la anomalía será «algo más intensa» en la zonas altas.

Así llegará la primavera, después de un invierno que el portavoz Rubén del Campo ha definido como «muy cálido», el tercero más cálido del siglo XXI en España, con una temperatura media en el conjunto de España de 7,9ºC, que son 1,5ºC más que el valor climatológico considerado normal. En términos generales este invierno ha sido el cuarto más cálido desde que empezó la serie en 1961 y el tercero más cálido del sivglo XXI, por detrás de los de 2019-2020 y de 2015-2016.

De ese modo, confirma que hay una tendencia «muy clara» a inviernos cada vez más cálidos. De hecho, ha subrayado que las temperaturas diurnas «nunca» han sido tan cálidas. «Nunca ha habido un invierno tan cálido por el día», ha reflejado.

Mientras que Sigüenza y Molina de Aragón rivalizaban un día tras otro con las mínimas nacionales, ha sido el invierno más cálido de su historia en León, Colmenar (Madrid) y Morón de la Frontera (Sevilla). La ciudad de Segovia registró su récord de calor en pleno diciembre, cuando el día 30 de ese mes alcanzó 22,6ºC y Rota, Gerona o Teruel también experimentaron su día más cálido, desde que hay registros, en este invierno.

La temperatura más baja del invierno se registró en Molina de Aragón el 29 de enero, con -11,5ºC centígrados, muy lejanos de los -28,2ºC que alcanzó el 28 de enero de 1952 o de los -25,2ºC registrados el invierno de 2021 en medio de la borrasca ‘Filomena’.

Del Campo ha recordado que en el mes de diciembre hubo un episodio de temperaturas muy cálidas, «casi una ola de calor» en invierno aunque no cumplió las características oficiales para serlo. Al mismo tiempo, la estación tampoco tuvo «ninguna efeméride de temperaturas bajas, ni récord de frío, ni ola de frío».

Un invierno «extremadamente seco»

Respecto a las precipitaciones, ha confirmado que este ha sido un invierno «extremadamente seco» y que las lluvias se quedaron en un 45 por ciento de lo normal, con 89 litros por metro cuadrado. Dicho de otro modo, Del Campo ha indicado que en este invierno ha llovido un 55 por ciento menos de lo normal, pues «no ha llegado ni a la mitad de lo normal», sobre todo en enero y febrero, ya que diciembre, al principio, tuvo un episodio intenso de precipitaciones y terminó con un carácter en torno a lo normal.

Pero en la mayor parte de España no ha llovido ni la mitad y en el tercio este y Baleares ni a la cuarta parte. Por ello, el portavoz ha señalado que la AEMET concluye que el pasado invierno ha sido el segundo más seco de toda la serie histórica (que comenzó en 1961) por detrás del invierno de 2011-2012, hace diez años.

Por otro lado, el arranque de 2022 ha sido, con la suma de enero y febrero, el más seco de toda la serie histórica, ya que el anticiclón de bloqueo persistió y ha dado lugar al tercer invierno más soleado de toda la serie histórica, especialmente en la meseta norte y en zonas de montaña. Así, solo hubo dos inviernos con más horas de sol desde que hay registros, los de 2011-2012 y el de 2018.

«Este invierno ha sido uno de los inviernos que más ha conjugado las temperaturas altas con la poca lluvia. Solo tiene un invierno más seco por delante y tres más cálidos», ha comentado.

Con esa evolución hídrica del invierno, sumado a un otoño seco, el portavoz confirma que España está en situación de sequía meteorológica en todas sus cuencas excepto en Júcar y Segura y, en lo que va de año hidrológico –que comenzó el 1 de octubre de 2021– se ha recogido 202 litros por metro cuadrado, lo que lo convierte en el segundo más seco de la serie histórica después del de 1989.

Sin embargo, la primera quincena de marzo ha paliado levemente la falta acumulada de precipitación, puesto que la tendencia ha cambiado «notablemente». Del Campo añade que en estos primeros 15 días de mes, en toda España ha llovido «el doble o el triple de lo normal» para lo que es normal en el mes de marzo, lo que ha contribuido a disminuir el déficit de lluvias diez puntos en esta quincena, del 42 al 32 por ciento.

El portavoz ha destacado que en esta quincena se ha recogido 52 litros por metro cuadrado que es «casi el doble» de todo lo acumulado entre enero y febrero.

Más información: