21.3 C
Guadalajara
13 julio 2024
InicioOpiniónEL PASEANTE / Olor a muerto

EL PASEANTE / Olor a muerto

En la España de la información instantánea y volátil es la muerte la que se nos escapa de lo inmediato. Se nos pueden morir los vecinos, ahí al lado, sin que nadie lo note hasta que nos atufan la pituitaria.

-

La noticia es fresca, como decían los viejos gacetilleros, aunque el olor que destila nos ilustra bien de lo podrido que encierra nuestra sociedad. Hay poco que añadir al literal de la nota de agencia para tener una idea cabal de lo ocurrido e incluso para cavilar sobre sus porqués.

Fue este martes, 29 de marzo de 2022, cuando los servicios de emergencias localizaban los cuerpos sin vida de una madre y su hijo en un piso de la calle Atocha, en Madrid. «El estado de descomposición de los cuerpos apunta que la muerte no es reciente» subrayaba solemne y escueto el anónimo redactor de la nota periodística.

«El hallazgo se ha producido después de que los servicios de emergencias fueran alertados ante el fuerte olor que salía de la vivienda. Una vez en su interior, se ha localizado los dos cadáveres», se anima a detallar el teletipo. «Según la primera inspección ocular, el estado de descomposición de los cadáveres indica que la muerte no es reciente».

En la España de la información instantánea y volátil es la muerte la que se nos escapa de lo inmediato. Se nos pueden morir los vecinos, ahí al lado, sin que nadie lo note hasta que nos atufan la pituitaria.

Entre lo accesorio y lo prioritario seguimos errando. En cualquiera de los sentidos de la palabra. Tropezando, a cada paso, entre tanto sinsentido.