La reforma acabó también con el carril bici en Julián Besteiro.
La reforma acabó también con el carril bici en Julián Besteiro.

Fue una de las obras más polémicas de entre las varias iniciadas en 2023 por el anterior equipo de gobierno del Ayuntamiento de Guadalajara, contemporánea con la también muy debatida reforma de Miguel Fluiters. En el caso que nos ocupa, hablamos de la que cambió la fisonomía de Julián Besteiro, con dos carriles de subida y dos de bajado en toda su longitud. Ahora, el PSOE reconoce que algún aparcamiento sí que se debería habilitar, para dar satisfacción a los vecinos que no tienen plaza de garaje en sus edificios.

Esta obra, que costó 700.000 euros, fue abanderada por Rafael Pérez Borda, de Ciudadanos, partido que daba el necesario apoyo al Grupo Socialista con Alberto Rojo en la Alcaldía. Este lunes ha sido un concejal del PSOE que no figuraba en aquel equipo, Juan Flores, el llamado a dar argumentos para defender el nuevo planteamiento, casi un giro copernicano.

El edil socialista ha anunciado que su grupo municipal pedirá este viernes, mediante una moción, «la realización de un estudio de viabilidad para habilitar zonas de aparcamiento en los espacios de acera situados entre los árboles, respetando siempre los 180 centímetros de acera, con el fin de dotar a los vecinos y comercios de nuevas plazas». Igualmente, proponen «acondicionar el aparcamiento público de la zona adyacente al campo de fútbol Pedro Escartín, dotándole de los servicios necesarios como son asfaltado, iluminación o señalización para que se convierta en el aparcamiento que pueda dar cobertura a esta calle Julián Besteiro».

¿De quién fue la idea de quitar todas los aparcamientos en Julián Besteiro?

Flores ha recordado que para la obra se siguieron las recomendaciones y diagnóstico del Plan de Movilidad Urbana Sostenible, así como informes técnicos del propio Ayuntamiento. En otros cambios, se eliminó el carril-bici de una de las aceras y se instalaron cojines berlineses, que obligan a casi parar los coches si los conductores no quieren botar ostensiblemente al pasar por encima de ellos.

Como medidas complementarias, Flores ha avanzado que se reclamarán también «semáforos activados con sensores en las salidas de las calles Jorge Luis Borges, Vicente Aleixandre y Juan Ramón Jiménez, con la calle Julián Besteiro, con el objetivo de que los vehículos puedan realizar la salida en ambas direcciones con total seguridad».


Más información: