Sorprendentes las imágenes de lo ocurrido este viernes en Torija. Bomberos y Guardia Civil tuvieron que acudir al rescate de un vehículo que se encontraba en una situación tan complicada como reflejan las fotografías, aportadas en las redes sociales.

Afortunadamente, no hubo que lamentar daños personales porque todo se originó por un fallo en el freno de mano o por la falta de accionamiento del mismo. Con el coche sin conductor, este echó a andar por la mera ley de la gravedad,  hasta dar una lección práctica de equilibrio inestable.

Como se observa, el peligro que corrió el vehículo fue bastante relativo, aunque sí espectacular. Se encontraba en una explanada, usada como aparcamiento, al pie del célebre castillo de Torija. Fue a estamparse contra la barandilla en el tramo con menor altura sobre la rasante inferior, aunque desde allí sí podría haber seguido su camino, cuesta abajo, ocasionando más daños todavía.