Page, a pie de pantano de Entrepeñas en una imagen de archivo.
Page, a pie de pantano de Entrepeñas en una imagen de archivo.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha reconocido que en materia de agua hay un cambio en la actitud de los regantes del Levante, donde ya “no se discute” que hay alternativas a los trasvases, convencido de que “el trasvase” del Tajo al Segura “acabará” aunque no sabe si él lo verá siendo presidente.

“El trasvase acabará. Ojalá, pero no lo veo fáci, que siga yo de presidente cuando acabe, ojalá”, ha señalado a Europa Press para LA CRÓNICA. García-Page está convencido de que “la realidad se impone” y que hoy en día, en el Levante “nadie discute lo que era discutido por intereses políticos de por medio”, en referencia a las desaladoras.

El presidente castellanomachego considera que la gestión del agua ya tiene alternativas en el Levante y también que las reservas en la cabecera del Tajo son “raquíticas, prácticamente inexistentes, una quimera”, según las define.

Para el líder de Castilla-La Mancha, la reflexión sobre el agua puede ser “compleja y sencilla” a la par, en base a que durante bastante tiempo, con otros gobiernos en España, los trasvases “han ido a más”. El presidente regional está convencido de que, objetivamente, hay una actitud mucho más restrictiva respecto a la “voracidad de la mala gestión del agua” en el Levante que nunca.

El presidente resalta, satisfecho, que acaba de producirse una clara reducción de los cupos de trasvases atendiendo las demandas de la cuenca preferente de Castilla-La Mancha. Eso, entiende García-Page, cuestiona el Memorándum “de la vergüenza” que se firmó en la época de María Dolores de Cospedal (PP), un memorándum que a su juicio “es un puro protocolo, que no es un documento baladí, que sirve de pretexto para condenas en los tribunales”.