Macrobotellón en Tomelloso.
Macrobotellón en Tomelloso.

Ha tenido que ser en Tomelloso donde de nuevo haya saltado una noticia alrededor del coronavirus, pero ahora con un matiz diferente. Al comienzo de la pandemia, esta localidad de la provincia de Ciudad Real se hizo tristemente conocida por el altísimo impacto del COVID-19 entre su población: con apenas 36.000 vecinos, los fallecidos por el virus superaron rápidamente los 300, muchos de ellos en las primeras semanas de la crisis sanitaria. Ahora, la localidad manchega vuelve a la actualidad por un macrobotellón celebrado el sábado.

La alcaldesa de Tomelloso, Inmaculada Jiménez, se ha reunido en la mañana de este lunes con Policía Local, Guardia Civil y los servicios jurídicos del Consistorio para esclarecer los datos del botellón que ha tenido lugar en la noche del pasado sábado.

Fuentes municipales han confirmado que antes de comunicar cualquier decisión, la primer edil quiere recabar los datos precisos que tienen ambos cuerpos sobre este acontecimiento.

No pueden reunirse más de 10 en Ciudad Real

Siguiendo las indicaciones de la fase 1 de desescalada –Ciudad Real se encontraba aún en esta fase el sábado– no se podrían celebrar reuniones que superen la decena de asistentes.

No obstante, estas fuentes señalan, que aunque está por confirmar el número y las circunstancias del botellón, no sobrepasaría los 500 asistentes, según los primeros datos recabados por Policía Local, al tiempo que ha puesto en duda las fotos que circulan por redes sociales en relación al evento. Otras fuentes hablan de más de 3.000 participantes en el macrobotellón.

Una vez se hayan recabado los datos, desde el Ayuntamiento de Tomelloso quieren emitir este lunes un comunicación oficial.

Asombro en la Junta de Comunidades

La portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, ha afeado la conducta de los jóvenes que participaron en el botellón en la localidad de Tomelloso la noche del pasado sábado, advirtiéndoles de que “este tipo de actuaciones pueden poner en serio riesgo la salud pública” y pueden provocar rebrotes.

Ha sido en rueda de prensa, preguntada al respecto, donde Fernández ha explicado que el Gobierno regional no tenía constancia previa de este botellón. Una conducta, que según ha asegurado, “no es tolerable” desde ningún punto de vista. Es por ello que ha condenado “con toda contundencia” este tipo de actuaciones que “ponen directamente en riesgo la salud pública”, ha insistido.

“Aquí no valen medias tintas y tampoco paños calientes”, ha manifestado la portavoz de la Junta, quien ha señalado que cuando el Gobierno regional conoció la noticia a través de los medios de comunicación “no podía salir de su asombro” porque “si en toda España se ha pasado muy mal, en la comarca de La Mancha la pandemia ha sido especialmente dura y virulenta”, ha enfatizado.

Por lo que, ha continuado, “no puede ser que todo el trabajo desarrollado por los profesionales sanitarios y el gran esfuerzo ciudadano confinándose en su casa se ponga en serio riesgo con este tipo de conductas que pueden provocar rebrotes”. “Ahora tendremos que estar muy pendientes en los próximos días de los datos que puedan aparecer en esas poblaciones”, ha apuntado Fernández.

Dicho esto, ha querido hacer una llamada directa a los jóvenes para que tengan en cuenta que aquellas personas que participaron en el botellón tienen familia y que sus familias es posible que cuenten con personas vulnerables al COVID-19, y, además, tienen vecinos que han perdido a seres queridos de una manera “muy cruel y muy dura”.

“Lo que nos ha pasado es demasiado serio como para permitirnos este tipo de actitudes”, ha insistido Fernández, que ha avanzado que el Ejecutivo regional va a dirigir un escrito al delegado del Gobierno en la región, Francisco Tierraseca, como mando único en materia de seguridad, para que se coordine con todos los ayuntamientos y se extremen las precauciones y la vigilancia para evitar el efecto imitación que pudiera tener este botellón.

Más información: