El 8M se ha celebrado este 2021 en el Palacio de Fuensalida con un muy contenido acto oficial.
El 8M se ha celebrado este 2021 en el Palacio de Fuensalida con un muy contenido acto oficial.

El Gobierno de Castilla-La Mancha prevé aprobar antes del verano un plan a favor de la conciliación familiar, con una inversión de casi 16 millones de euros, y que va a crear más de 2.000 empleos.

Así lo ha anunciado el jefe del Ejecutivo regional, Emiliano García-Page, durante el acto institucional con motivo del Día Internacional de las Mujeres en el Palacio de Fuensalida, en el que ha estado acompañado de la consejera de Igualdad, Blanca Fernández, y la directora del Instituto de la Mujer, Pilar Callado.

El objetivo de este plan, que García-Page considera “una palanca elemental de igualdad”, es ayudar a que “la mujer no tenga problemas en una sociedad que –según ha advertido– es la que menos hijos tiene a lo largo de toda nuestra historia”.

Durante este acto institucional, el presidente autonómico ha reconocido, en nombre de la sociedad castellanomanchega, la trayectoria de seis mujeres de Castilla-La Mancha, referentes femeninos de la Comunidad Autónoma, como es el caso de la pintora Gloria Merino; la periodista Amparo Álvarez; la guardia civil Manuela Simón; la divulgadora científica y sanitaria Marián (Boticaria) García; la investigadora Verónica Miguel; y la médica y doctora en Lectura con Inteligencia Artificial Cristina Romero.

Para el presidente de Castilla-La Mancha, el 8 de Marzo es un día necesario, en el que se reivindica la igualdad porque “no es lo mismo estar a favor de la igualdad que en contra de la desigualdad”.

Asimismo, ha apuntado que luchar por la igualdad es una “batalla constante”, al tiempo que ha afirmado que es una condición humana “luchar contra el egoísmo y la desigualdad”. “Es una labor constante”, ha reclamado el presidente castellamanchego.

De igual modo, ha avisado de que “gente que fabrica desigualdad ha habido, hay y habrá” y por tanto este día –el 8 de Ma0rzo– “es una lucha a favor en positivo de algo que todo el mundo dice que hay que hacer pero es un poco más, es la lucha contra los que fabrican desigualdad”.

Por último, García-Page ha criticado “el extremismo” en España que “ha destapado sensaciones que otros a lo mejor hipócritamente tenían tapadas” y eso es “una alerta” que, según ha apuntado, le preocupa.

Intervención de Blanca Fernández

A García-Page le ha precedido en el uso de la palabra la consejera de Igualdad y portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, quien ha pedido “no renunciar a las conquistas” conseguidas. “Los derechos sociales hay que pelearlos todos los días, y la lucha por la igualdad es una llama que tiene que mantenerse viva, porque no está exenta de riesgos hoy”, ha advertido.

“Las mujeres lo único que queremos hacer es compartir el mundo y la vida, en pie de igualdad, con los hombres, a ser posible de la mano y sin quitarle el lugar a nadie porque este mundo es lo suficientemente grande como para compartirlo”, ha explicado.

En un acto “modesto y sencillo” pero no por ello “menos importante y menos emotivo”, la titular de Igualdad ha expresado su emoción por estar frente a seis mujeres “imprescindibles” –las reconocidas hoy– que, según ha dicho, “nos demuestran que las mujeres podemos hacer las mismas cosas que los hombres si nos los proponemos”.

Ha aprovechado su intervención también para agradecer al presidente regional que decidiese que la seña de identidad del Gobierno de Castilla-La Mancha fuera la lucha por la igualdad. “Hoy no hay decisión por ninguna consejería que no tenga en cuenta esas gafas violetas”, ha aseverado.

Imprescindibles

En este 8M atípico, marcado por la pandemia, ha querido acordarse de aquellas mujeres imprescindibles, anónimas, cuya labor ha sido indispensable en esta crisis sanitaria: mujeres sanitarias, cajeras de supermercado, mujeres que cuidan de los más vulnerables, aquellas que han protegido a mujeres víctimas de violencia de género o a las miles de mujeres que han estado cosiendo mascarillas.

“Las mujeres han sido imprescindibles en la lucha contra la peor pandemia que ha pasado nuestro país en los últimos 100 años”, ha reconocido Fernández, que ha lamentado que “las consecuencias” de esta crisis, posiblemente, “sean más duras para las mujeres”.

“Una de cada cinco mujeres ha renunciado a su puesto de trabajo en algún momento de la pandemia o incluso con carácter definitivo para atender a los menores, dependientes o a las personas vulnerables”, ha indicado.

Por ello, ha asegurado que “para superar la crisis económica son más importantes que nunca las gafas violetas”. Además, ha destacado que es “muy importante” aún seguir trabajando con leyes específicas, como el estatuto de las mujeres rurales, o con medidas concretas, como el impulso de la contratación de las mujeres con un plus superior a cuando son hombres.