Estación del AVE
Andenes, vacíos, en la estación del AVE de Guadalajara-Yebes. (Foto: La Crónic@)

La Red de Ciudades AVE, cuya presidencia ejerce Sevilla, celebraba su primera asamblea general ordinaria de 2020 coincidiendo con FITUR. Allí aprobaron la comercialización propia vía ‘on-line’, la ampliación del número de miembros, el plan de promoción y el presupuesto para el año en curso, así como una propuesta de nuevos estatutos. Entre medias, aseguraron a los medios de comunicación que Salamanca, Castellón, Guadalajara y Medina del Campo habían solicitado adherirse a esta alianza. Al menos en lo tocante a la capital alcarreña, esa afirmación es falsa, según ha podido confirmar LA CRÓNICA

Sí es cierto que con la incorporación de Loja y Granada como miembros de pleno derecho, son 31 los destinos turísticos que forman la red: Albacete, Alicante, Antequera, Barcelona, Catatayud, Ciudad Real, Córdoba, Cuenca, Granada, León, Lleida, Madrid, Málaga. Ourense, Palencia, Puertollano, Segovia, Sevilla, Tarragona, Toledo, Valencia, Valladolid, Villanueva de Córdoba, Villena, Zamora y Zaragoza, más Elche, Murcia y Talavera de la Reina como ciudades adheridas. Pero Guadalajara no está ni siquiera decidida a pedir el reingreso a una asociación de la que salió hace años por considerar poco rentable la cuota que había que pagar.

La decisión para dejar de pertenecer a la Red de Ciudades AVE, a la que se entró en tiempos de Jordi Badel, la tomó Isabel Nogueroles, con el beneplácito de Antonio Román. Guadalajara había llegado a preparar en 2005 el primer congreso de Ciudades AVE, que no lo que puede calificarse de éxito sino más bien al contrario, como recogió este diario en su día. Y de fondo, como siempre, el que la vinculación de la ciudad con ese medio de transporte desde los altos de Yebes nunca haya terminado de cuajar, por la lejanía con la ciudad.

El actual concejal, Fernando Parlorio, ha reconocido a este diario que la falta de rentabilidad fue el criterio esgrimido para salirse de la Red y es el mismo que ahora hace dudar al actual equipo: “Por lo visto, estar costaba más de 7.000 euros al año y dejó de hacerse, no tenía retorno proporcional a su coste”. La decisión no está tomada ni en un sentido ni en otro en estos momentos, según recalcaba esta misma semana el edil a preguntas de LA CRÓNICA.