Los últimos vermús de Guadalajara fueron los de 2019, en vísperas de la pandemia. (Foto: La Crónic@)
Los últimos vermús de Guadalajara fueron los de 2019, en vísperas de la pandemia. (Foto: La Cró[email protected])

Si el COVID no se empeña en lo contrario, las calles de Guadalajara volverán a abarrotarse con la convocatoria de vermús este mes de diciembre, al hilo de la Navidad y de Fin de Año. Sólo la pandemia fue capaz de interrumpir una tradición consolidada en muy poco tiempo, gracias al éxito masivo obtenido.

Miles de guadalajareños se lanzaban a la calle en esas fechas, acompañados también por miles de foráneos. Jóvenes, en su mayoría, aunque acompañados de jóvenes de cualquier edad, con especial presencia en el centro de la ciudad y durante horas.

A falta de más detalles, basta por ahora con la confirmación oficial de la celebración de estos vermús en Guadalajara, que ha llegado el lunes por boca de Sara Simón:

Aquellos vermús que hicieron historia…

Los del año 2019 han sido los últimos vermús celebrados en Guadalajara abiertamente, puesto que los del año siguiente no estaban autorizados, por culpa de la pandemia.

Hace ahora un año, la actuación de la Policía Local se saldó con 38 denuncias, tanto a propietarios de locales como a algunos clientes. La vigilancia policial se mantuvo hasta las nueve de la noche del 24 de diciembre en la capital alcarreña, aunque la jornada fue aparentemente muy tranquila. De hecho, desde el Ayuntamiento se destacaba que «no se registraron incidentes reseñables, en general no hubo concentraciones de personas en las calles y se cumplieron las restricciones sanitarias».

Lo cierto es que a la tranquilidad en la vía pública en ese complicado 2020 ayudó durante toda la mañana la fina llovizna, que terminó desapareciendo por la tarde. Las horas vespertinas y tras el anochecer estuvieron marcadas, además, por las frías temperaturas. El total de inspecciones realizadas por la Policía Local en establecimientos de la ciudad durante aquel 24 de diciembre de 2020 fue de 209, un número inusitadamente alto, pero necesario.

En cambio, en 2019 la celebración fue masiva, con 24 establecimientos de la ciudad autorizados por el Ayuntamiento para sacar las barras y la diversión a la calle. Así las cosas, los asistentes se concentraron en la zona del parque de La Amistad, Bulevar de Entrepeñas, paseo de San Roque, paseo Doctor Fernández Iparraguirre, calle Virgen de la Soledad, calle Rufino Blanco, Calle Mayor, calle Bardales, la Plaza de Toros y las plazas de San Esteban, General Prim, El Jardinillo y Alfonso López de Haro.

Los vermús de 2019 estuvieron en línea con los de los años precedentes. (Foto: La Crónic@)
Los vermús de 2019 estuvieron en línea con los de los años precedentes. (Foto: La Cró[email protected])

El Ayuntamiento exigió entonces a los bares organizadores la contratación de 21 baños químicos.

Simultáneamente, con el fin de evitar grandes acumulaciones de residuos y mejorar las condiciones de seguridad, quedaba prohibida la práctica del ‘botellón’ en la vía pública (algo que no se consiguió) y se instalaron contendedores adicionales en las zonas de paso, en los que la Policía Local requisaba botellas y vidrios.

Los vermús en la vía pública debían finalizar a las siete de la tarde y así ocurrió con toda puntualidad para iniciar el dispositivo especial de limpieza, formado por un vehículo recolector, dos barredoras con dos operarios con sopladora y dos baldeadoras.

Ahora, falta que el Ayuntamiento y el virus nos confirmen hasta qué punto se podrán repetir escenas y concentraciones como aquellas en la Guadalajara de diciembre de 2021.

Más información: