El pasado 13 de diciembre, en la localidad toledana de Calera y Chozas, agentes de la Guardia Civil pudieron detener el pasado 13 de diciembre a un sujeto que agredió con un arma blanca a una mujer después de que esta hubiera pulsado el dispositivo Telefónico de Atención y Protección a víctimas de la violencia de género (Atenpro).

Atenpro es el programa de ámbito estatal que da cobertura a mujeres víctimas de violencia de género que se encuentran en situación de riesgo, que se presta a través de un terminal de telefonía móvil que permite la localización vía satélite y el contacto permanente con la mujer protegida, las 24 horas del día, los 365 días del año, de tal forma que ante cualquier situación que lo requiera, la usuaria recibe una atención inmediata por parte de personal especializado.

Casi a cierre de diciembre de este año, en la región había un total de 726 beneficiarias del programa Atenpro, 142 en Albacete, 147 en Ciudad Real, 70 en Cuenca, 94 en Guadalajara y 273 en Toledo.

Donde Atenpro no puede estar operativo porque el juez no lo considera necesario, aún le cabe a la mujer que se siente amenazada la posibilidad de solicitar un servicio similar en Bienestar Social.

Un total de 98 mujeres de Castilla-La Mancha disponían al cierre de este 2019 de un Dispositivo de Localización Inmediata (DLI) por estar en situación de riesgo al ser víctimas de violencia de género. Se trata de un aparato de telefonía móvil de uso restringido que solo permite llamar al Servicio de Atención de Emergencias 112 de Castilla-La Mancha y del que disponen 30 mujeres en Albacete, 19 en Ciudad Real, 16 en Cuenca, 3 en Guadalajara y 30 en Toledo.

Órdenes de protección sin incoar
Así lo ha resaltado en una entrevista a Europa Press la consejera de Igualdad de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, después de que el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial desvelara que de las 513 órdenes de protección incoadas en Castilla-La Mancha en el tercer trimestre del este año solo se adoptaron 385.

Fernández ha explicado que la asignación de dichos Dispositivos de Localización Inmediata, que son un sistema complementario al del Gobierno central, se solicita a través de la Red de Centros de la Mujer del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha cuando los expertos estiman que se debe proteger a ciertas usuarias para las que la justicia determina que no cabe orden de protección.

"No somos quién para enmendar la plana a la justicia, pero establecemos ese sistema de protección a las mujeres que lo demandan y lo requieren, incluso a veces en situaciones en las que sí hay orden de protección. A veces, dichas medidas se reducen a una orden de alejamiento en un pueblo de 500 habitantes, lo que provoca que sea la víctima la que acabe yéndose del municipio o que quede totalmente desprotegida", ha señalado.

"Entendemos que estamos siendo muy útiles, porque las mujeres se sienten más protegidas y objetivamente lo están", ha defendido Fernández.