Jorge Riendas, de AIKE. (Foto: La Crónic@)
Jorge Riendas, de AIKE. (Foto: La Crónic@)

El Chismorreador Enmascarado


Jaime Carnicero y Jorge Riendas se hablan, que para eso son personas. Incluso personas humanas, como matizan los gitanos antes los payos. Como se hablan, a veces se dicen cosas entre sí estos dos concejales del Ayuntamiento de Guadalajara.

Este viernes, en el salón de plenos, el antiguo vicealcalde de Román se ha encarado con el único edil de AIKE, después de que éste sostuviera que los del PP, cuando mandaban, sólo llamaban a “los amigos” para contratar las cosas y cositas de la municipalidad.

La acusación venía a propósito del proyecto de reforma del Edificio Negro, para el que se recurrió a tres ofertas y no a licitación mediante concurso. A Riendas, aparejador de profesión, nadie le llamó, según parece.

“No se lo voy a permitir”. Eso dijo Carnicero. “No se lo voy a permitir”. “No se lo voy a permitir”. “No se lo voy a permitir”. “No se lo voy a permitir”. Así lo dijo y así lo repitió a lo largo de su respuesta en la mañana del viernes el del PP, porque a su juicio “las licitaciones fueron públicas y se presentó quien quiso”.

A falta de otras emociones, el dúo Carnicero/Riendas amenaza con más momentos estelares. Al menos, hasta 2023.