Saludo de los ñetas, que llegaron a tener implantación en Guadalajara.
Saludo de los ñetas, que llegaron a tener implantación en Guadalajara.

El Juzgado de lo Penal número 13 de Madrid celebra este jueves un juicio contra cinco presuntos miembros enfrentados de las bandas latinas Latin kings y Ñetas por lesiones en el marco de una reyerta multitudinaria que se produjo el 14 de marzo de 2010.

La Fiscalía solicita penas de entre un año y nueve meses y dos años para cinco jóvenes de origen latinoamericano por un delito de asociación ilícita y otro de lesiones. La defensa de varios de los acusados sostiene que existen errores en las identificaciones.

Según relata el fiscal, la agresión tuvo lugar sobre las 23.30 horas en la puerta de un bar frecuentado por estas bandas, y conocido como El Pincel de Sergio.

Los jóvenes se encontraron y comenzaron a lanzarse piedras saliendo corriendo por la Avenida de la Albufera; finalmente, en la boca del metro de Miguel Hernández se encontraron de nuevo los pertenecientes a las diferentes bandas, y utilizando cinturones y objetos punzantes comenzó una agresión que requirió de la actuación policial para su disolución y de la intervención de los facultativos sanitarios para la curación de las lesiones.

Meses después, los acusados serían identificados y detenidos por el Grupo XXII, de la Jefatura Superior de Policía, la unidad especializada en asociaciones, grupos criminales y bandas latinas, la Brigada Provincial de Información.

Origen en Puerto Rico

El fiscal considera que los acusados forman parte de la asociación Ñeta, un grupo fundado en 1979 en Puerto Rico y cuyo fin era organizar, a sus miembros en una serie de actividades ilícitas, desde el tráfico de drogas, lesiones o delitos de asesinato.

Con este juicio se cierra un ciclo de juicios iniciados contra estas bandas latinas que desde el 2007 han sido desarticuladas y condenadas en España en más de 5 sentencias y diferentes operaciones policiales.

El fiscal pide una pena de 11 meses de prisión por el delito de asociación ilícita y una pena de 1 año y nueve meses por el delito de lesiones, solicita también la imposición de 2.000 euros en concepto de indemnización de responsabilidad civil para las víctimas, y la condena en costas procesales.

Previsible conformidad

Pese a ser una investigación policial de más de 800 folios, se prevé una posible conformidad para los acusados de las penas solicitadas con el ministerio fiscal ante la dilatada instrucción, y que el juicio se celebre con un pacto de las defensas con la fiscalía.

El largo periodo de tiempo que el proceso ha estado detenido permite reducir las penas aplicándose atenuantes que reduzcan la responsabilidad penal como la atenuante de dilaciones indebidas.

Seguimiento policial hace años en Guadalajara

La Policía y la Guardia Civil han llegado a hacer seguimiento sobre medio millar de 427 bandas juveniles violentas repartidas por toda la geografía española desde hace más de una década. En Guadalajara fue más visible su presencia hace un lustro, sobre todo de “trinitarios” y “ñetas”.

TRINITARIOS
Por aquel tiempo era la segunda banda en importancia en España por número de capítulos detectados. En 2015 tenían un total de 16 de estos subgrupos, de los cuales 12 estaban concentrados sólo en Madrid. Eran la banda con más presencia en la capital y sus miembros estaban repartidos en Leganés, Vallecas, Alcalá de Henares, Usera, Cuatro Caminos-Tetúan, Villaverde Alto, Villaverde Bajo, Fuenlabrada, Parla, Valdemoro, Collado Villalba y Orcasitas. Además contaban con un capítulo en Zaragoza, otro en Mallorca, otro en Guadalajara y otro en Burgos.

ÑETAS
Los Ñetas también figuraban en el censo de bandas realizado por Interior con 10 grupos, 7 de ellos en Madrid: Vallecas (2 capítulos), Quintana, Villaverde, Arganzuela, Torrejón de Ardoz y Parla. Sus otros 3 grupos estaban en Burgos, Mallorca y Guadalajara.

LATIN KING
En esos años había dos capítulos de Latin King en Andalucía, uno en Málaga y otro en Sevilla; dos en Aragón, en Zaragoza y Huesca; dos en Castilla y León, en Burgos y en la localidad burgalesa de Aranda de Duero; tres en Castilla-La Mancha, en Albacete (se hacían llamar los Watos Locos), en Caudete (Albacete) y en Yuncos (Toledo); dos en Baleares, ambos en Palma de Mallorca bajo la denominación propia de capítulo Tribu Monárquica y capítulo Islam.

En Madrid había hasta 9 capítulos de Latin King repartidos en los siguientes “territorios”: Leganés, Móstoles, Puerta del Ángel, Entrevías, La Elipa, 12 Octubre, Vallecas, Alcobendas y Fuenlabrada.

Más información: