La ruta BTT del Camino del Cid que discurre por ocho provincias españolas ha adaptado su itinerario para biciletas de montaña y en el caso de Guadalajara, se han definido 32 variantes, que juntas suman 200 kilómetros, un 14 por ciento del total del recorrido.

Parte del trazado para bicicletas de montaña ha sido modificado para evitar los puntos conflictivos como la llegada a Miedes de Atienza desde Retortillo Soria; algunas zonas entre Naharros-Robledo de Corpes-Pinilla de Jadraque, Pelegrina-Sigüenza y otros tramos en la ruta de Las Tres Taifas –en la comarca de Molina de Aragón-Alto Tajo–.

UNA RUTA BTT PARA "TODOS LOS PÚBLICOS"
Aunque la dificultad de un camino es "subjetiva", ya que depende de las propias fuerzas y la pericia del ciclista, las alternativas pretenden ofrecer un trazado apto para el gran público, evitando tramos técnicos, trialeras o firmes arenosos que pudieran suponer grandes dificultades al ciclista medio.

En general las alternativas consisten en pistas o senderos de buen firme. Sin embargo, algunos tramos dificultosos "se han mantenido por su significado cidiano, por su espectacularidad o simplemente por la falta de alternativas, si bien en estos casos nunca superan los 150 metros de longitud".

El uso de tramos de carretera se ha evitado "en la medida de lo posible" y siempre que se han utilizado se ha optado por carreteras secundarias de escaso tráfico. En todo caso, "aquellos usuarios que busquen trazados más duros siempre tienen la posibilidad de seguir el trazado senderista genuino", han señalado.

TRABAJOS DE SEÑALIZACIÓN
Estas variantes contarán con su señalización específica, que sigue los criterios de señalización de rutas BTT fuertemente consolidados a nivel nacional e internacional.

Según ha señalado el gerente del Consorcio, la implantación de señalización BTT se siguen los mismos principios de economicidad y utilidad que la señalización senderista, evitando situaciones de sobreseñalización. Así, inicialmente esta señalización se colocará exclusivamente en las variantes BTT, con especial atención a sus conexiones con la ruta senderista –entradas y salidas–.

Las señales avisan a los ciclistas de la proximidad de una variante, indican la dirección y cruces, y advierten al ciclista de descensos peligrosos o pasos técnicos. Para ello, se trabaja con soportes de bajo coste y fácil reposición (PVC, aluminio, vinilo, marcas de pintura…) y, como norma general, las placas, vinilos y señales de pintura se sitúan utilizando soportes preexistentes.

Los trabajos de señalización ya han finalizado en la primera de las rutas (El Destierro), y continuarán la próxima semana hasta completar en 2014 todo el itinerario, estando prevista la colocación de más 500 señales en dichas variantes.

CAMINO DEL CID
El Camino del Cid es un itinerario turístico y cultural dividido en rutas tematizadas de entre 50 y 300 kilómetros que puede recorrerse por senderos o bien por carreteras generalmente secundarias y de bajo tráfico.

Ahora, y con el objetivo de consolidar esta alternativa, el Consorcio ha diseñado la ruta BTT del Camino del Cid que cuenta con 1.379 kilómetros desde Vivar del Cid (Burgos) hasta Orihuela (Alicante) que discurren en un 86 por ciento por el trazado senderista mientras que el 14 por ciento restante lo hace por los tramos específicos de esta modalidad.

Desde la Diputación de Guadalajara se ha asegurado que se mantiene una apuesta firme por "potenciar y apoyar aquellas iniciativas relacionadas con el sector turístico que contribuyan a generar empleo, riqueza y desarrollo en nuestra provincia, especialmente en las zonas más rurales y, sin duda, el Camino del Cid es una de esas propuestas que ofrece la oportunidad de dar a conocer todos los recursos que, en muchos casos, aún están por descubrir".

El gerente del Consorcio se ha referido a la "oficialización" de la alternativa para cubrir el recorrido en bicicleta de montaña, de manera que, una vez revisado el trazado, se han realizado cambios en algunos tramos y están siendo convenientemente señalizados, con el fin de dar respuesta a la creciente demanda de aficionados a la BTT.

Según ha explicado Luque, la determinación de las variantes BTT se ha realizado tras un "exhaustivo" trabajo de campo y la colaboración y comentarios de los propios usuarios de BTT.